25/06/2022
12:18 AM

Más noticias

Putin celebra el disparo de una salva de misiles hipersónicos “invisibles”

Es el segundo lanzamiento de los poderosos misiles hipersónicos desarrollados por Rusia.

Moscú, Rusia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció este viernes el éxito de una prueba de lanzamiento de una salva de misiles hipersónicos Zircon, arma de nueva generación considerada “invisible” por Moscú, en un contexto de carrera armamentista entre las grandes potencias militares.

“Esta madrugada, fue disparada una salva del sistema (de misiles) hipersónico Zircon”, indicó el mandatario en el marco de una reunión del gobierno transmitida por televisión, añadiendo que la operación fue realizada “con éxito”.

“Es un gran acontecimiento para el país y un paso significativo para fortalecer la seguridad de Rusia y sus capacidades defensivas”, prosiguió, sin brindar más detalles sobre esta prueba.

Según la prensa rusa, es la primera vez que Moscú anuncia el lanzamiento de una “salva” de Zircon. El ministerio de Defensa ruso hasta el momento no ha proporcionado información complementaria.

El primer lanzamiento oficial de un Zircon data de octubre de 2020. Desde entonces, se han realizado otras pruebas en el Ártico ruso, en particular desde la fragata “Almirante Gorjkov” y desde un submarino. El último disparo de prueba de este misil tuvo lugar el 16 de diciembre.

En el actual contexto de tensiones con los países occidentales, sobre todo con Estados Unidos, Rusia ha multiplicado sus anuncios de desarrollo de nuevas armas presentadas por Putin como “invencibles”, como en el caso del Zircon.

Vea: Patrulla Fronteriza encuentra cinco niños hondureños que ingresaron solos al país

Con un alcance máximo de unos 1,000 km, está destinado a equipar buques y submarinos de la flota rusa.

Los primeros misiles hipersónicos de nueva generación, “Avangard”, capaces de cambiar su rumbo y altura en plena trayectoria, fueron puestos en servicio por el ejército ruso en diciembre de 2019.

Rusia también intenta desarrollar armas para ser utilizadas en el espacio. A mediados de noviembre, destruyó un viejo satélite soviético aún en órbita, lo que indignó a los occidentales que la acusaron de poner en peligro a la Estación Espacial Internacional (ISS) al provocar una nube de restos que podrían dañarla.