12/08/2022
01:27 AM

Más noticias

Policía muerto tras ataque al Congreso de EEUU será expuesto en el Capitolio  

El agente Brian Sicknick recibió un golpe en la cabeza con un extinguidor de incendios mientras se enfrentaba a los alborotadores que habían tomado los pasillos del Congreso.

Washington, Estados Unidos.

Los restos del policía muerto durante el ataque al Congreso de Estados Unidos del 6 de enero por parte de seguidores del entonces presidente Donald Trump será expuesto en la Rotonda del Capitolio, un honor que se otorga en raras excepciones, informaron el viernes unos legisladores.

El agente Brian Sicknick recibió un golpe en la cabeza con un extinguidor de incendios mientras se enfrentaba a los alborotadores que habían tomado los pasillos del Congreso.

Sicknick, de 42 años, que integraba la fuerza que protege al Capitolio, regresó a las oficinas de su división, donde colapsó y fue trasladado a un hospital, en el que falleció al día siguiente, indicó la policía parlamentaria. El ataque dejó en total cinco muertos.

Además lea: Primera dama de EEUU participará en la reunificación de familias migrantes

'El Congreso de Estados Unidos está unido en el dolor, gratitud y reconocimiento solemne al servicio y sacrificio del oficial Brian Sicknick', dijeron la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en un comunicado.

Sus acciones 'durante la violenta insurrección contra nuestro Capitolio ayudaron a salvar vidas, a defender el templo de nuestra democracia y a asegurar que el Congreso no fuera desviado de cumplir con su deber constitucional', agregaron.

Según el sitio web de la Cámara de Representantes, solo otras cuatro personas han sido expuestas en la Rotonda: el reverendo Billy Graham, ícono de los derechos civiles; Rosa Parks, y otros dos policías del Capitolio, Jacob Chestnut y John Gibson, asesinados durante un tiroteo en el edificio en 1998.

Previamente, Pelosi ordenó bajar las banderas del capitolio en honor a Sicknick. Cuatro días después del ataque, sus restos recibieron guardia de honor mientras era trasladado de la morgue a la funeraria.