01/12/2022
10:31 AM

Más noticias

Nicaragua acusa a El Salvador de querer poner fin a su tratado con Honduras

El Gobierno de Ortega denuncia las incursiones de buques militares artillados de El Salvador en los espacios marítimos de Nicaragua en el Océano Pacífico.

Managua, Nicaragua.

Nicaragua acusó este lunes a El Salvador de pretender “ponerle fin violentamente” al tratado de límites en el Pacífico, que suscribió bilateralmente con Honduras el 27 de octubre pasado, que incluye el Golfo de Fonseca, que comparten los tres países.

“Con estas acciones, lo que El Salvador verdaderamente pretende es ponerle fin violentamente al tratado de límites entre Nicaragua y Honduras”, señaló el Gobierno de Managua, en una nueva declaración.

Según el Ejecutivo nicaragüense, desde el sábado pasado hasta la mañana de este lunes, el Gobierno de El Salvador “ha enviado buques militares artillados a los espacios marítimos de Nicaragua en el Océano Pacífico”.

“Los buques militares salvadoreños han incursionado a menos de 30 millas de distancia de nuestras costas y permanecen en dicho sitio reclamando soberanía sobre dichos espacios marítimos”, sostuvo.

“Nicaragua desea enfatizar que estos espacios siempre han estado bajo soberanía indiscutible de Nicaragua y que El Salvador nunca antes ha pretendido ni reclamado soberanía en los mismos”, aseguró.

“SON ACCIONES HOSTILES”

El Gobierno nicaragüense afirmó que “previo a las acciones hostiles que están siendo ejecutadas por parte de El Salvador, no existía ni existe documento alguno en que El Salvador haya reclamado soberanía sobre esos espacios ni registro alguno de que haya incursionado en esa zona, tal como lo está haciendo actualmente”.

“Históricamente, la posición de El Salvador siempre ha sido y continúa siendo que la República de Honduras no tiene derecho en la boca del Golfo de Fonseca y por ende tampoco en las aguas afuera del mismo en el Océano Pacífico”, recordó Managua.

“Precisamente por esa posición intransigente de El Salvador con la hermana República de Honduras es que Nicaragua suscribió a nivel bilateral el llamado “Tratado de Límites entre la República de Nicaragua y la República de Honduras en el Mar Caribe y Aguas fuera del Golfo de Fonseca” el 27 de octubre de 2021, añadió.

Nicaragua y Honduras firmaron un tratado de límites en el Pacífico, incluyendo el Golfo de Fonseca que comparten con El Salvador, país este último ausente de la firma.

El Salvador y Honduras disputan desde hace varios años la soberanía de isla Conejo en el Golfo de Fonseca, un peñón de menos de un kilómetro cuadrado, aunque las últimas controversias surgieron cuando el Ejército hondureño realizó un acto e izó su bandera.

GOLFO DE FONSECA, FUENTE DE TENSIONES

Con ese tratado, Nicaragua reconoció que su frontera marítima en el Golfo de Fonseca con Honduras, ratificando de esta forma el fallo dictado en 1992 por la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Con la firma de este tratado, Nicaragua puso lo necesario de su parte para que el hermano pueblo hondureño obtuviera su merecido derecho a una parte de esas aguas; un derecho que ya la misma Corte Internacional de Justicia le había reconocido y que El Salvador hasta el día de hoy se niega a reconocerle”, insistió Managua.

Vea: Rusia despliega sus buques de guerra en el Mediterráneo escalando tensiones con la OTAN

“Esta invasión de El Salvador en los espacios marítimos de Nicaragua a menos de 30 millas de nuestra costa continental no se debe a ninguna disputa territorial con Nicaragua en una zona que nunca antes ha reclamado, sino que es un gesto de rechazo a la invitación del tratado para mantener esos espacios como zonas de paz”, expresó Managua.

Nicaragua dijo que las acciones tomadas por su Fuerza Naval “son y han sido en territorio propio y en resguardo de su soberanía e integridad territorial”, y que sus soldados se encuentran “manejando la situación con firmeza y prudencia, y en fiel cumplimiento a las normas internacionales”.

El Golfo de Fonseca ha sido históricamente una fuente de tensiones, donde El Salvador, Honduras y Nicaragua hacen reclamos territoriales. EFE