22/05/2024
09:25 PM

Niños migrantes en EUA tardarán hasta tres años en ver a un juez

  • 15 julio 2014 /

La legislación obliga a la Patrulla fronteriza a entregar al Departamento de Salud a aquellos niños indocumentados que crucen el límite del país y cuya nación de origen no comparta frontera con EE.UU.

Tucson, Arizona, Estados Unidos

Los menores centroamericanos llegados ilegalmente a Estados Unidos afrontarán retrasos de hasta 'dos o tres años' mientras los tribunales tramitan sus procesos de deportación, pero sus posibilidades de permanecer en el país son muy escasas.

Ver especial: Niños migrantes en la frontera de EUA

'Hay muchísimos casos que están pendientes y se están fijando fechas incluso para finales del 2017', aseguró a EFE Fernando Romo, abogado especialista en leyes migratorias.

Los tribunales de inmigración, supervisados por el Departamento de Justicia, tienen más de 350.000 casos pendientes de resolver, a cargo de 243 jueces en 59 cortes de inmigración, de acuerdo con la agencia federal.

El abogado aseguró que las audiencias que se dejan para dentro de varios años 'son casos que los jueces no consideran prioridad, por ejemplo donde las opciones son muy limitadas, más que todo son casos de asilo que son muy difíciles de ganar'.

Lea: 'Disculpe Obama por ingresar ilegalmente': hondureñas en EUA

La legislación obliga a la Patrulla fronteriza a entregar al Departamento de Salud a aquellos niños indocumentados que crucen el límite del país y cuya nación de origen no comparta frontera con EE.UU., en lugar de deportarles de inmediato.

Según Romo, los procesos de los menores y las familias que han llegado no serán prioridad para los jueces porque para ellos son más importantes los casos de las personas que están detenidas.

'Estos niños y las familias ya fueron liberadas. He tenido la oportunidad de hablar con madres que tienen a sus hijos en esta situación y las posibilidades que tienen de obtener un beneficio migratorio son muy pocas, la mayoría tendría que solicitar asilo y esos casos son difíciles', indicó Romo.

Según las estadísticas del Departamento de Justicia, en el año fiscal 2013 se solicitaron 36.674 casos de asilo y de estos fueron aprobados 9.933.

Por su parte, la abogada especialista en leyes migratorias, Claudia Arévalo, explicó que los tiempos de espera para las audiencias dependen mucho de las ciudades donde se estén llevando a cabo las cortes.

'En Phoenix son más demorados que en Tucson, donde sólo hay dos jueces de inmigración,', indicó Arévalo. En Arizona hay casos de asilos que han tomado más de cinco años.

Arévalo comentó que muchos de estos menores se presentarán a la primera corte sin abogado, luego conseguirán un abogado y él pedirá tiempo para prepararse, si pierden el caso pedirán una apelación lo cual puede tomar años 'y mientras pasa el tiempo pueden cambiar las leyes', comentó.

Según Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro para Estudios de Inmigración (CIS), hay dos maneras de solucionar los retrasos en las cortes, una es contratando más jueces y la otra determinando los casos que realmente deben ir a corte.

'Están enviando demasiados inmigrantes a corte cuando realmente no tienen ningún caso', dijo hoy a EFE Krikorian. 'Esta situación de enviar tantos inmigrantes ilegales a la corte va causar más retrasos de los que ya hay'.

Krikorian indicó que es el congreso el que debe determinar cuándo un inmigrante indocumentado debe presentarse en corte y saber implementar la deportación inmediata.

'El ir a corte debe ser para ciertos inmigrantes y en ciertas circunstancias, no estar enviándolos a todos cuando no tienen un caso', enfatizó.

El gobierno del presidente Barack Obama solicitó al congreso un presupuesto adicional de 3.700 millones de dólares para hacerle frente a la crisis, con apartado específico para la contratación de nuevos jueces.

La administración Obama indicó que actuará con rapidez para procesar a los 57.525 menores no acompañados y 55.420 madres y niños, que cruzaron la frontera sur, la mayoría por Texas, en lo que va del año fiscal 2014 (1 de octubre del 2013 al 30 de junio del 2014).

La Red Legal Católica de Inmigración (CLINIC) expresó mediante un comunicado su preocupación por los informes de que el gobierno de Obama planea reducir las protecciones del debido proceso para los niños que cruzan la frontera ilegalmente.

'El debilitamiento de los derechos al debido proceso no es la solución', dijo Jeanne M. Atkinson, director ejecutivo, refiriéndose a la propuesta de dar el poder a los agentes fronterizos de deportar de inmediato a los menores de países que no limiten con Estados Unidos.

'Expulsar a los niños a circunstancias que ponen en peligro sus vidas socava nuestros valores como país. Los niños se les debe permitir una oportunidad', aseguró Atkinson. EFE