Nueva York, Estados Unidos.

La llama de la pasión que el periodismo enciende en Mario Ramos continúa ardiendo después de 50 años de profesión y ese fuego voraz impulsa a este “joven” de 71 años a continuar su destacada labor en pro de los hondureños en la ciudad de Nueva York.

Después de cinco décadas, este pionero del periodismo catracho en la Gran Manzana nos habló de las dos o tres cosas que ha aprendido en su exitosa carrera como comunicador, en la que ha entrevistado a leyendas de la talla del rey Pelé.

“Empecé hace muchos años trabajando para Diario La Prensa, escribiendo crónicas deportivas que enviaba desde aquí. Tuve muchos méritos por mi labor y eso me creó oportunidades para convertirme en corresponsal de varios medios de comunicación en mi país. Así se abrieron las puertas de todos los eventos aquí en Nueva York, donde me convertí en el periodista hondureño Mario Ramos. Antes era solo yo; ahora somos muchos”, relató don Mario.

Con cada sorbo de café, el baúl de los recuerdos de este señor del periodismo nos abría las puertas a una nueva vivencia, un personaje de fama mundial, una actividad en beneficio de la comunidad, una anécdota o simplemente un pedacito de su vida.

“He tenido la oportunidad de entrevistar a miles de personas, pero para mí es un gran honor haber entrevistado al exjugador del Marathón, Julio César “Cucaracha” Fonseca, a don Jaime Villegas, a 'Macho' Figueroa y Luis Cruz. Me hace feliz saber que he entrevistado a personajes de fama mundial como Lionel Messi; Ronaldinho; Alfredo di Stéfano; Hugo Sánchez; Willington Ortiz, considerado por Fifa el más grande futbolista colombiano; Jean Marie Pfaff, de Bélgica; y, por supuesto, el 'Rey' Pelé”.

Don Mario espera que sus logros sirvan de ejemplo a la juventud hondureña, a la que invita a luchar por sus sueños. Le gustaría pensar que los jóvenes que se forman en Honduras seguirán lo pasos de aquel joven inmigrante que llegó a Nueva York en 1963 con solo una valija llena de ilusiones y alcanzó con el tiempo sus metas con sacrificio y honestidad, y lucharán por ser ciudadanos que dignifiquen y saquen a nuestro país de su situación actual.

Hábleme de Noticias de Honduras, el primer periódico hondureño en Estados Unidos.

'Mario Ramos es el primer hondureño en fundar un periódico en este país. Lo hice en 1990. La primera edición salió en julio y es un periódico que se envía por Internet a las personas que pagan por él. La situación económica nos ha impedido seguirlo imprimiendo. Entonces se tomó la decisión de distribuirlo de esta manera.

Este diario ha sido la voz de miles de hondureños en Nueva York. Siempre hemos servido a la comunidad, la mantenemos informada de toda actividad deportiva; de la política, muy poco, pero informamos sobre lo más relevante que sucede en nuestro país. No puede faltar nuestra rica cultura. Es un periódico social que ha sido del agrado de mis lectores”, agregó el sampedrano.

¿Qué es lo más bonito que le ha dejado el periodismo después de 50 años de carrera?

'El periodismo no le deja dinero a ningún periodista. Les deja dinero a los dueños de los grandes periódicos. Me ha dejado el cariño y reconocimiento de la gente, me ha dejado amigos en todo el mundo, me ha dejado el respeto que me tienen mis entrevistados. Esta carrera lo único que me ha dado es felicidad y orgullo de decir adonde voy que soy hondureño y que represento a nuestra linda patria'.

¿Qué entrevista es la que más recuerda con más cariño de las miles que ha realizado?

'La entrevista que me ha llenado de la mayor satisfacción se la hice a Roberto “Macho” Figueroa. Era uno de los mejores jugadores de la Selección de 1982 y cuando hablamos no se anduvo por las ramas, me dijo absolutamente todo lo que me tenía que decir'.

Si pudiera entrevistar a alguien en este momento, ¿a quién sería?
'En este momento me gustaría estar sentado frente al presidente Juan Orlando Hernández, ya que tengo muchísimas preguntas que hacerle. Creo que cada uno de los hondureños que vivimos en Nueva York queremos saber si algún día vamos a dormir tranquilos sabiendo que nuestras familias cuentan con la seguridad que se merecen, posibilidades de empleo, salud y todas las condiciones necesarias para tener un buen estilo de vida'.

Usted ya tiene 71 años de edad. ¿Hasta cuándo va seguir trabajando?
'Voy a dejar de trabajar hasta que se me escape el último aliento'.