Atenas, Grecia.

El Gobierno griego informó hoy de que los bancos permanecerán cerrados durante seis días y el límite de retirada de efectivo será de sesenta euros, después que el primer ministro, Alexis Tsipras, haya anunciado la aplicación de un control de capitales a partir del lunes.

Según el decreto oficial, publicado tras una reunión maratoniana del consejo de ministros, las entidades bancarias griegas cerrarán hasta el 6 de julio, aunque este periodo podría acortarse o extenderse por decisión del Ministerio de Finanzas.

Por otro lado, Tsipras informó que solicitó nuevamente a los acreedores una prórroga del rescate, petición que ya había sido rechazada por el Eurogrupo este sábado. Según explicó, presentó la demanda 'al presidente del Consejo Europeo y a los 18 dirigentes de los Estados miembros, además del presidente del BCE, de la Comisión y del Parlamento Europeo' y dijo que 'esperaba una respuesta inmediata'.

Cajeros sin dinero

El Banco Central Europeo dio un respiro a Atenas el domingo al anunciar el mantenimiento del 'nivel de suministro de liquidez con carácter de urgencia para los bancos griegos decidida el viernes', pero dijo que no elevaría el tope establecido para el sistema de financiamiento de emergencia.

Incluso antes de que el gobierno confirmara la imposición del control de capitales, los ciudadanos se lanzaron a una frenética búsqueda de cajeros con dinero.

'Lo he intentado en varios cajeros, 5, 6, 8, 10...', dijo a la AFP Voula, antes del anuncio. 'Estoy preocupada, triste y enfadada con el gobierno. Los odio'.

En Atenas, cerca del 40% de los cajeros automáticos estaban sin dinero, señaló durante la tarde una fuente.

Fuera de Grecia, igualmente, la preocupación por el dinero en metálico se hacía apremiante. Varios países, entre ellos Alemania, aconsejaron a sus ciudadanos a que lleven suficiente dinero en metálico si viajan a Grecia.