Más noticias

“Fue un semestre desastroso para la libertad de prensa”: presidente de la SIP

El presidente de la SIP, Jorge Canahuati, destacó los graves atropellos a medios en Venezuela y Nicaragua, así como en otros países de Latinoamérica.

Miami, Estados Unidos.

El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Jorge Canahuati, inauguró este martes la 77 Asamblea General de la organización con un mensaje en el que destacó que el último fue un “semestre desastroso” para la libertad de prensa y se congratuló por la concesión del premio Nobel de la Paz a dos periodistas.

Canahuati, acompañado de la presidente de la Agencia Efe, Gabriela Cañas, y del expresidente de la SIP, Danilo Arbila, declaró abierta esta reunión de cuatro días en formato virtual y se refirió al cierre de dos medios “emblemáticos” por parte de gobiernos en connivencia con la justicia: El Nacional, de Caracas, y La Prensa, de Managua.

“Lamentablemente este fue un semestre desastroso en materia de libertad de prensa, en especial, debido a la injerencia del poder político sobre los aparatos de justicia. Dos diarios emblemáticos y socios de la SIP, El Nacional, de Venezuela, y La Prensa, de Nicaragua, fueron confiscados y expropiados por sus gobiernos”, comenzó diciendo el empresario de medios de comunicación en Honduras.

Canahuati prosiguió comentando que “su delito fue practicar periodismo independiente. El Nacional era uno de los pocos periódicos independientes que quedaban en Venezuela y el último de los 115 medios que cerró Nicolás Maduro desde que asumió en 2013”.

Relacionada: Libertad de prensa y sostenibilidad, ejes de la Asamblea General de la SIP

“Por suerte, para el público venezolano y nicaragüense, ambos diarios, aunque con muchas dificultades económicas y logísticas, continúan su labor en forma digital. Dije que fue desastroso el semestre porque es la primera vez que dos vicepresidentes de nuestra Comisión de Libertad de Prensa e Información fueron apresados: Henry Constantín, de La Hora de Cuba, por reportar sobre la protesta social a favor de libertad el 11 de julio, y Juan Lorenzo Holmann, de La Prensa, de Nicaragua, que sin debido proceso y bajo cargos de lavado dinero permanece preso desde hace más de 60 días”, ejemplificó.

Durante su intervención también expresó su pesar al recordar que fueron asesinados nueve periodistas entre México, Haití, Brasil y Colombia.

Apuntó que “más de una treintena se fueron al exilio porque los persiguieron los poderes totalitarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Muchos otros periodistas fueron detenidos, demorados y acosados por las fuerzas de seguridad y jueces inescrupulosos”.

“Puedo decir que estamos orgullosos que hayan premiado a María Ressa, de Filipinas, y Dimitri Muratov, de Rusia, con el Premio Nobel de la Paz. Bien como lo han dicho ellos, tanto por el acoso político y judicial como por el asesinato de algunos de sus colegas, este premio también les corresponde a periodistas de nuestros países”, exteriorizó el presidente de la SIP.

Por otro lado, recordó que en estos meses han habido dos bajas importantes en la institución: Scott Schurz, presidente honorario que falleció el 24 de mayo y Jaime Chamorro, quien murió el 29 de julio, ambos dedicaron gran parte de su vida a apoyar las causas de la libertad de prensa y la democracia en las Américas y el mundo.

También lamentó que mujeres y hombres periodistas de muchas redacciones de las Américas hayan muerto por la pandemia, por lo que solicitó un minuto de silencio.

Hizo hincapié en diferentes aristas a abordar durante la asamblea, tal es el caso de los atropellos a la libertad de prensa, propuestas de leyes que afectarán a la prensa y el reclamo para mayor acceso a la información pública. De igual manera, socializarán campañas de estigmatización contra la prensa que proviene de aquellos personajes que, contradictoriamente, deberían defender el derecho a la crítica y el disenso, como en el caso de los presidentes Jair Bolsonaro, Andrés Manuel López Obrador o Nayib Bukele.

Estos temas serán analizados próximamente cuando se presente el ranking de libertad de prensa por países y que se desprende del Índice de Chapultepec. Asimismo, se dará a conocer por qué Cuba, Nicaragua y Venezuela están al fondo de la tabla, y cómo Uruguay, Costa Rica y Chile son los países con mayor nivel de libertad de expresión en América.

“Si bien los resultados en las antípodas del Índice son predecibles, nos sorprenderemos sobre las posiciones y cambios que se viven en países como Argentina, Brasil, Perú o República Dominicana. Medir la libertad de prensa y denunciar las violaciones es la savia que ha corrido por las venas de esta institución en sus 80 años de vida, por eso me enorgullece comentarles que estamos creando una nueva herramienta de medición a través de inteligencia artificial, la cual nos permitirá monitorear el clima de libertad de prensa en tiempo real y ponerlo en contexto”, informó Canahuati.

El director ejecutivo del Grupo Opsa puso especial énfasis en el valor del periodismo y la revalorización de los medios. Muchas de las categorías de premios que la SIP ha otorgado este año se derivó del trabajo colaborativo de redacciones en varios países y cuyo resultado fueron contenidos de alta calidad y denuncia, ejemplo de ello fueron las publicaciones de los Pandora Papers.

Canahuati tampoco quiso omitir el grave riesgo que afecta a los medios de comunicación debido a los estragos económicos de la pandemia.

En esta asamblea, remarcó, prestarán especial interés al tema de la sustentabilidad de los medios y al Congreso de Estados Unidos, que solicitó a la Oficina de Copyright un estudio sobre los “derechos de autor auxiliares” para evaluar si es necesario legislar sobre protecciones especiales para los medios tras la implementación de esas protecciones en la Unión Europea y que favorecen a los editores sobre el uso de su contenido por parte de terceros.

“Nuestro pedido no es arbitrario ni caprichoso, las plataformas digitales ganan mucho dinero a través de publicidad que vehiculizan para distribuir los contenidos noticiosos que ofrecen en forma gratuita. Entendemos que varias plataformas como Google ofrecen programas de pago de contenido a los medios, pero estos todavía no son adecuados, universales ni plurales”, acotó.

Además consideró que las plataformas no están siendo “transparentes” en materia de publicidad, sobre sus ingresos y algoritmos, lo que pone en seria desventaja a los medios de comunicación.

“Estamos seguros que las plataformas digitales entenderán que, en parte, son responsables de la fragilidad de la industria de medios y que no puede haber verdadera democracia sin medios sustentables”, concluyó.