18/05/2022
04:24 PM

Más noticias

Estadounidense halla a su madre perdida en la selva amazónica

David Good es un estadounidense que creía perdida a su mamá porque su padre le había ocultado la verdad, ahora ha adoptado parte de su cultura.

Nueva York, Estados Unidos.

El estadounidense David Good encontró a su madre perdida viviendo en una tribu de la selva del Amazonas, donde no hay electricidad, calles pavimentadas, lenguaje escrito, monedas ni medicinas.

La historia comenzó en 1975, cuando el padre de David, Kenneth Good, siendo un estudiante de antropología viajó a la selva amazónica, donde vivió con los yanomami, una tribu de Venezuela.

Durante su estadía con los yanomami, Kenneth Good se casó con una joven de la tribu llamada Yarima, cuenta 'New York Post' en un reportaje dedicado a una emotiva y triste historia en la selva amazónica venezolana.

En 1991, Kenneth —quien por razones de trabajo pasaba poco tiempo con su familia, que en aquel momento incluía a su hija Vanessa y al bebé David—, regresó a la Amazonía para filmar un documental. Una vez en su tierra natal, Yarima dijo a Kenneth no iba a volver a Estados Unidos. Y aceptó que los niños se los llevara el padre.

Cuando David Good era pequeño y sus amigos le preguntaban dónde estaba su madre, él siempre contestaba que había muerto en un accidente automovilístico.

Así pasaron dos décadas, durante las cuales David no vio a su madre hasta que en 2011 sintió que tenía que ir a buscarla. La encontró ese mismo año y se reunió con sus otros hermanos. Ahora, tras varios años y varias visitas a su tierra natal, el joven de 28 años dice: 'Yo quiero ser un yanomami, quiero caminar por la selva junto con ellos'.

El 24 de mayo de 2014, David partió en su primer viaje oficial a la tierra de los yanomamis, como representante de una organización llamada The Good Project, que tiene como objetivo ayudar a comunidades indígenas a adaptarse a la economía de mercado, un proceso que considera inevitable.

David realizó el viaje con cuatro estudiantes para enfocarse a ayudar a dos tribus: los cabecar y los yanomamis. Su misión no es nada fácil, ya que tendrán que conseguir que poblaciones muy remotas reciban artículos básicos como ropa y medicinas.