23/04/2024
10:11 AM

Estados Unidos lidera lucha contra el ébola

Ayer llegó a Europa el primer paciente infectado del virus, los médicos de Sierra Leona abandonaron los hospitales.

Washington, Estados Unidos.

Estados Unidos está dispuesto a liderar la respuesta internacional al brote de ébola que afecta ya a cuatro países en África y que, según las autoridades, está “fuera de control”.

El presidente Obama defendió que “hará todo lo posible” para ayudar a las naciones “cuyos sistemas sanitarios han quedado desbordados” por centenares de casos de contagios, mientras el Centro de Control de Enfermedades (CDC) estadounidense ha elevado el nivel de amenaza sanitaria al más alto posible.

Polémica por tratamiento

La decisión de utilizar un medicamento experimental para curar a dos estadounidenses portadores del virus del Ébola, cuando casi 1,000 africanos murieron por la epidemia, desató una fuerte polémica aunque los expertos estadounidenses consideran su uso éticamente justificado.

La Organización mundial para la salud (OMS) anunció ayer una reunión extraordinaria para evaluar la posibilidad de utilizar el suero experimental ZMAPP en África occidental.

Este tratamiento fue suministrado a dos estadounidenses infectados en Liberia, que junto con Sierra Leona y Guinea afronta una epidemia sin precedentes de ébola.

Pero el tratamiento está en una fase de desarrollo inicial, solo fue probado hasta ahora en monos y nunca fue producido a gran escala. Por ahora no existe tratamiento confirmado para tratar personas infectadas.

Entretanto, desde que estalló la epidemia en Sierra Leona han muerto 14 miembros del personal sanitario, y muchos de los médicos se fueron a huelga ante la falta de apoyo para controlar la epidemia.

Llega sacerdote a España

Por su parte, el misionero español Miguel Pajares, infectado con ébola en Liberia, llegó ayer a Madrid, convirtiéndose en el primer paciente en ser repatriado a Europa con este virus que continúa extendiéndose.

El sacerdote viajó en una cápsula aislante, y fue trasladado en una ambulancia escoltada por policías al hospital madrileño Carlos III, especializado en enfermedades tropicales, donde fue ingresado en una habitación de máximo aislamiento. “El cura está en una situación estable”, afirmó el gerente del hospital, Rafael Santamaría.

El ministerio de Salud español aseguró que los riesgos de contagio son “absolutamente bajos” y que se han tomado todas las precauciones para evitarlo.