01/07/2022
07:10 AM

Más noticias

Estados Unidos continúa con ataques aéreos en Irak

Los republicanos critican la decisión del presidente Obama de intervenir militarmente en Irak. Temen que esta acción pueda representar una amenaza para la seguridad del país.

Bagdad, Irak.

La intervención aérea de Estados Unidos en Irak tiene un doble objetivo. El primero, proteger el personal estadounidense en la ciudad de Erbil; el segundo, evitar el genocidio de los yazidíes, una minoría perseguida por los insurgentes suníes que en los últimos meses han tomado el control de casi todo el país.

Estados Unidos llevó a cabo ayer una cuarta serie de ataques aéreos selectivos en el norte de Irak, dirigidos a las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las proximidades de Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, informó el Pentágono.

Según los datos aportados por el Comando Central de Estados Unidos, estos ataques destruyeron una posición de mortero y varios vehículos armados, uno de los cuales estaba disparando contra las fuerzas kurdas en los accesos de la ciudad de Erbil.

La fuerza aérea estadounidense también llevó a cabo una tercera misión de lanzamiento de víveres para los ciudadanos kurdos, sitiados por los yihadistas en la zona del Monte Sinyar.

Intervención militar

Barack Obama es el comandante en jefe de las fuerzas armadas más letales de la historia. También es un líder que desde que llegó al poder se ha esforzado, a veces de manera agónica, en delimitar los límites del poder de su país. La intervención aérea en Irak, con los ataques sumados ayer contra los insurgentes suníes, es un ejemplo del método Obama, según El País.

En Nueva York, el pasado mayo, Obama precisó las condiciones en las que EUA puede intervenir militarmente en otro país.

“Estados Unidos usará la fuerza militar, si es necesario, cuando nuestros intereses fundamentales lo requieran, cuando nuestra gente esté amenazada, cuando nuestros medios de vida estén en juego, cuando la seguridad de nuestros aliados esté en peligro”, dijo.

Esta condición justificaría los bombardeos para proteger a los diplomáticos y militares norteamericanos destacados en Erbil.

Defender aliados

Obama distinguió la defensa de los derechos humanos o de la estabilidad global. En estos casos, dijo: “El umbral para la acción militar debe ser más alto” y EUA “no debería ir solo” sino “movilizar a aliados y socios en una acción colectiva”. Así se explica por qué Obama no quiere que Estados Unidos encabece la lucha para derrotar a los yihadistas suníes.

Algo distinto es un eventual genocidio de los yaziríes. El Presidente no mencionó la palabra “genocidio” en Nueva York y el jueves su portavoz, Josh Earnest, no supo aclarar en una rueda de prensa si un genocidio amenazaría los intereses nacionales de EUA. Sin embargo, en agosto de 2011 Obama firmó una orden en la que se lee: “Evitar atrocidades masivas y genocidio responde al interés nacional de seguridad fundamental y a la responsabilidad moral de Estados Unidos”.

Así se explican los bombardeos para romper el cerco de miles de yaziríes refugidados en el Monte Sinjar, de Irak, con riesgo de morir de hambre y sed.

Clinton critica a Obama

Las acciones de EUA en los últimos días son “claramente poco efectivas, por decirlo con modestia”, dijo el senador republicano John McCain a CNN. “Esto se está convirtiendo en un conflicto regional que amenaza la seguridad de los Estados Unidos”.

La exsecretaria de Estado de EUA Hillary Clinton, por su parte, criticó ayer las políticas de Obama, al asegurar que este debió ayudar antes a los rebeldes sirios para contener al grupo yihadista que ahora ataca Irak.

“Si hubiéramos apoyado, entrenado y equipado temprano un núcleo del Ejército Libre de Siria, tendríamos, primero, una mejor idea de lo que estaba pasando en el terreno. Y segundo, habría sido de ayuda para levantar una oposición política creíble”, concluyó la exprimera dama de Estados Unidos.