27/09/2022
01:06 AM

Más noticias

“Es hora de morir”: Niños sobrevivientes a masacre relatan lo ocurrido durante tiroteo

Estudiantes de cuarto grado que sobrevivieron a la masacre en su salón de clase recuerdan las palabras del atacante antes de abrir fuego.

Texas, Estados Unidos.

Estudiantes que sobrevivieron al tiroteo en una escuela primaria de Texas relataron los momentos de terror que vivieron durante la peor matanza en un centro educativo de Estados Unidos en la última década.

Un alumno de cuarto grado afirmó que el atacante, identificado como Salvador Ramos, irrumpió en su salón de clases fuertemente armado.

“Entró y nos dijo: ‘Es hora de morir’. Cuando escuché los disparos a través de la puerta, le dije a mi amigo que se escondiera debajo de algo para que no nos encontrara”, dijo el niño al medio local KENS 5.

“Nos escondimos debajo de una mesa que tenía un mantel, y le dije a mi amigo que no hable porque nos va a escuchar”, agregó.

El estudiante y otros cuatro compañeros se escondieron debajo de la mesa mientras Ramos, de 18 años, abrió fuego en el salón de clases, matando a 19 estudiantes y dos maestros. Otros diecisiete resultaron heridos.

Medios locales afirman que el atacante estuvo atrincherado en el salón de cuarto grado por casi una hora, hasta que finalmente fue abatido por la policía.

Cólera y dolor en Vigilia

Anoche, centenares de personas se reunieron para llorar a los 19 niños y dos profesoras muertos el martes en la matanza, perpetrada por el adolescente que compró un fusil legalmente, una imagen que aviva el debate sobre el control de armas en Estados Unidos.

La tragedia multiplica la cólera y las preguntas sobre cómo limitar la venta de armas en el país, un control que podría haber evitado esta matanza.

“Tengo el corazón roto ahora mismo”, sollozaba el miércoles Ryan Ramírez, que perdió a su hija, Alithia, de 10 años. A su lado, su esposa, Jessica, lloraba en silencio con su otra hija en brazos.

La matanza ha cambiado para siempre la historia de Uvalde, una pequeña localidad de 16.000 habitantes situada cerca de la frontera con México y con una población mayoritariamente hispana.

“Esto no tiene ninguna explicación; mi nieta no merecía esto. Era una niña buena, muy tímida y muy bonita”, decía a la prensa Esmeralda Bravo, abuela de Nevaeh, también fallecida en la matanza.

De niño acosado a agresor

Los nombres de algunos de los niños asesinados comenzaron a conocerse: Ellie García, Jayce Carmelo Luevanos, Uziyah García...

Un memorial con los nombres de los niños fallecidos fue colocado en las afueras de la escuela.

“Mi amorcito ahora vuela alto con los ángeles allá arriba”, dijo en Facebook Ángel Garza, cuya hija Amerie Jo Garza acababa de celebrar su décimo cumpleaños.

“Te amo Amerie jo”, escribió. “Nunca volveré a ser feliz ni completo”.

Los detalles desgarradores de la masacre han conmocionado al país y al mundo.

En rueda de prensa, el gobernador Greg Abbott reveló que el atacante, Salvador Ramos, quien fue abatido por la policía, disparó a su abuela de 66 años en la cara antes de dirigirse a la Escuela Primaria Robb.

Ramos, de nacionalidad estadounidense, compartió en las redes sociales su plan para atacar a su abuela, quien, aunque gravemente herida, pudo alertar a la policía.

El joven envió un mensaje nuevamente en Facebook para decir que su próximo objetivo era una escuela, a donde condujo vestido con un chaleco antibalas y llevando un rifle AR-15, un arma concebida para provocar el mayor número posible de víctimas en un tiempo récord.

Un funcionario del centro intentó en vano prohibirle el acceso al centro educativo, donde logró atrincherarse en un aula y comenzó a matar a niños.

Ramos fue un niño con problemas familiares serios, que tartamudeaba y tenía un ceceo. Había sufrido ‘bullying’ en la escuela por sus problemas de habla, y una vez se cortó la cara “solo por diversión”, contó al diario The Washington Post Santos Valdez, amigo del atacante en el pasado.

“Es hora de morir”: Niños sobrevivientes a masacre relatan lo ocurrido durante tiroteo

“Demasiadas veces”

La indignación también se dejaba sentir en Uvalde.

“Estoy triste y enojada con nuestro gobierno por no hacer más por el control de armas”, dijo a la AFP Rosie Buantel, una residente de mediana edad. “Hemos pasado por esto demasiadas veces. Y todavía no se ha hecho nada”.

Vea: Los rostros de las víctimas de la masacre en Texas

El abuelo de Ramos, Rolando Reyes, de 73 años, expresó su dolor por las familias en duelo.

“Lo siento mucho y tengo mucho dolor porque muchos de esos niños son nietos de amigos míos”, dijo a CBS News.

El tiroteo de Uvalde fue el incidente más mortífero desde la matanza en la escuela Sandy Hook de 2012 en Connecticut, en la que murieron 20 niños y seis adultos.