27/06/2022
12:31 AM

Más noticias

Video: Momento en que padres intentan entrar a escuela luego de que la policía esperara una hora para actuar

Padres de familia intentaron ingresar a la escuela mientras policías fuertemente armados esperaron una hora para abatir al atacante atrincherado en un salón.

Texas, Estados Unidos.

La respuesta de las fuerzas de seguridad estadounidense al tiroteo masivo en una escuela primaria de Uvalde, Texas, está en el centro de la polémica luego de que un grupo de padres de familia denunciara que los agentes esperaron una hora para actuar y les impidieron ingresar al edificio para rescatar a sus hijos.

Medios locales afirman que el atacante, identificado como Salvador Ramos, estuvo atrincherado por casi una hora en el salón de clases de cuarto grado, donde mató a 19 niños y dos maestras antes de que fuera abatido por un agente de la Patrulla Fronteriza.

Ramos ingresó cerca de las 11 de la mañana a la Escuela Primaria Robb, donde a los más de 500 estudiantes de segundo a cuarto grado, con edades entre siete y 10 años, les quedaban solo tres días de clase antes de las vacaciones de verano.

Vestido de negro y con un chaleco táctico, Ramos fue confrontado por un funcionario escolar, pero pudo ingresar al edificio por una puerta trasera.

Luego se dirigió a dos aulas contiguas.

“Ahí fue donde comenzó la carnicería”, dijo Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

La policía llegó al lugar de la matanza en respuesta a un informe de un vehículo accidentado.

Al escuchar disparos provenientes de la escuela, corrieron adentro y fueron atacados por disparos. Algunos policías comenzaron a romper ventanas y a evacuar a niños y maestros.

La policía ayudó a detener al atacante con un equipo táctico que incluía agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, que tiene una oficina en esta localidad ubicada a solo 100 km de la frontera con México.

“Al ingresar al edificio, los policías y otros agentes se enfrentaron a disparos del sujeto, que estaba atrincherado”, dijo Marsha Espinosa, vocera del Departamento de Seguridad Interior (DHS) de Estados Unidos.

Las fuerzas de seguridad “se interpusieron entre el atacante y los niños para desviar la atención del atacante de las posibles víctimas”, explicó.

Pasaron más de 30 minutos desde que Ramos ingresó a la escuela y finalmente uno de los agentes de la Patrulla Fronteriza le disparó y lo mató luego de que un miembro del personal les dio una llave del salón.

Para los padres que perdieron a sus hijos, ese tiempo “pérdido” pudo significar la diferencia entre la vida y la muerte de sus niños. Jacinto Cazares, padre de una de las víctimas, relató a ABC News que corrió a la escuela tras enterarse del tiroteo y llegó mientras la policía aún estaba reunida afuera.

Al ver la “inacción” de los agentes, el padre pidió a otros civiles que ingresaran en grupo a la escuela para detener al atacante, pero fueron restringidos por los policías.

Video: Momento en que padres intentan entrar a escuela luego de que la policía esperara una hora para actuar

Vea: ‘Es hora de morir’: Niños sobrevivientes de masacre revelan las palabras del atacante

“Había al menos 40 agentes armados hasta los dientes pero no hicieron nada [hasta que] fue demasiado tarde”, dijo Cazares, padre de Jackie Cazares, que falleció en el tiroteo.

La matanza, la peor en un colegio del país desde hace una década, sacudió una localidad tranquila y la sumió en una mezcla de incomprensión y cólera.

;as identidades de las víctimas se han ido revelando a medida que sus familiares comparten su dolor en internet: Xavier López, un niño de 10 años a quien le encantaba bailar, Ellie García, la niña “más feliz del mundo” en palabras de su padre, o Amerie Jo Garza, una escolar con una sonrisa radiante que acababa de celebrar su décimo cumpleaños.