Kenosha, Estados Unidos.

Dos personas murieron por disparos la noche del martes en la ciudad estadounidense de Kenosha, mientras se producían protestas antirracistas que surgieron luego de que un afroestadounidense fuera baleado por un policía blanco, informaron las autoridades.

La violencia se desató cuando cientos de manifestantes marchaban por tercera noche consecutiva en esa ciudad de Wisconsin para protestar luego de que fuera divulgado un video en el que se ve cómo Jacob Blake recibió hasta siete disparos a quemarropa por parte de un oficial blanco de la policía de Kenosha en un incidente ocurrido el domingo.

Lea: Panamá aspira abrir casi toda la economía entre septiembre y octubre

Este último caso de violencia policial contra un afroestadounidense ha generado protestas también en otras ciudades de Estados Unidos, incluidas Nueva York y Minneapolis, como parte del movimiento Black Lives Matter (las vidas de los negros importan).

El departamento policial de Kenosha dijo que sus oficiales respondieron, junto a otras dependencias, a reportes de un tiroteo con múltiples víctimas.

Los hechos

'El tiroteo se saldó con dos muertos y una tercera víctima alcanzada por las balas, que fue llevada al hospital con heridas serias pero que no representan una amenaza a su vida', dijo el departamento policial de Kenosha en un tuit, añadiendo que la investigación está 'activa y en marcha'.

Además: 'Texas debe estar listo para posible huracán categoría cuatro', alerta gobernador

Más temprano fueron difundidos en internet videos que mostraban a personas corriendo por las calles de Kenosha mientras se escuchaban disparos y otras grabaciones mostraban a hombres heridos tendidos en el suelo.

El comunicado de la policía dijo también: 'Los investigadores están al tanto de los videos que están circulando en redes sociales vinculados a este incidente'.

$!Foto: La Prensa

Los manifestantes se enfrentan con la Policía afuera del Palacio de Justicia del Condado durante las manifestaciones contra el tiroteo de Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin. Foto AFP