19/07/2024
11:43 PM

Decretan estado de excepción en aeropuertos

  • 27 noviembre 2008 /

El primer ministro tailandés Somchai Wongsawat decretó este jueves el estado de excepción en los dos aeropuertos de Bangkok.

    El primer ministro tailandés Somchai Wongsawat decretó este jueves el estado de excepción en los dos aeropuertos de Bangkok, que permanecen cerrados a causa de las protestas antigubernamentales.

    El jefe de gobierno anunció la medida tras una reunión de emergencia con su gabinete, destinada a buscar soluciones a la crisis que paraliza la actividad de las autoridades.

    Mientras, miles de turistas siguen atrapados en Bangkok, una ciudad de 12 millones de habitantes que tras el cierre de sus dos aeropuertos es inaccesible por aire.

    Somchai, que se reunió con su gabinete en Chiang Mai, pidió además al ejército que ayude a la policía a restablecer el orden en los dos aeropuertos ocupados por los manifestantes en Bangkok, Don Mueang para los vuelos domésticos y Suvarnabhumi, vuelos internacionales.

    Ante la situación, las autoridades tailandesas autorizaron a las compañías aéreas el uso de una base militar situada al sureste de Bangkok, anunció a la AFP la Aviación Civil.

    Las pérdidas ocasionadas por el cierre de Suvarnabhumi han sido evaluadas en cerca de 3.000 millones de dólares.

    En un discurso por televisión, el primer ministro tailandés dijo que 'el secuestro de toda la nación tailandesa es un error de los manifestantes'.

    'El gobierno no quiere dañar a nadie, sino que está facilitando las gestiones oficiales, y la emergencia será temporal', añadió.

    El objetivo de los manifestantes, pertenecientes a la Alianza del Pueblo por la Democracia (PAD), una coalición heteróclita de obediencia monárquica, es forzar la dimisión del gobierno, que tachan de 'corrupto'.

    Somchai es el cuñado del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en septiembre de 2006 en un golpe militar y exiliado. Los simpatizantes de Thaksin volvieron al poder tras las elecciones legislativas de diciembre de 2007, las primeras tras el golpe de Estado.

    Uno de los líderes de los manifestantes, el general de reserva Chamlong Srimuang, reaccionó rápidamente a las declaraciones del primer ministro, y llamó a sus partidarios a no tener miedo.

    'Si la policía viene esta noche a dispersar la congregación, dispersaos y volved mañana por la mañana', declaró Chamlong Srimuang en el complejo de las oficinas del primer ministro en Bangkok, que los oponentes ocupan desde el 26 de agosto.

    Horas antes, el ejército tailandés negó este jueves estar preparando un golpe de Estado, después de que un portavoz del gabinete pidiera a los militares que permanezcan en sus cuarteles.

    'El ejército ha movido tanques por razones estratégicas', pero 'puedo confirmar que no hay ningún golpe de Estado y que el ejército no está en alerta', declaró a la AFP un portavoz militar, el coronel Sunsern Kaewkumnerd.

    El jefe de las Fuerzas Armadas, el general Anupong Paojinda, instó el miércoles al primer ministro Somchai Wongsawat a disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones, menos de un año después de las legislativas de diciembre de 2007, ganadas por el partido al poder.

    También pidió a los manifestantes que desalojen los lugares ocupados en Bangkok, entre ellos el aeropuerto internacional y la sede del gobierno en la capital, en vano.

    Pero Somchai Wongsawat desafió al poderoso jefe militar e insistió el miércoles en que el gobierno elegido en diciembre era 'legítimo' y que 'seguirá funcionando hasta el final'.

    La PAD también rechazó la idea de convocar elecciones, y exigió de nuevo la dimisión inmediata del primer ministro.