04/10/2022
09:51 PM

Más noticias

Cheney, la republicana que desafió a Trump, pierde su banca en el Congreso

La congresista se plantea buscar la candidatura republicana a la presidencia tras perder elecciones en Wyoming.

Washington, Estados Unidos.

La legisladora Liz Cheney, dura crítica de Donald Trump, no podrá volver a postularse al Congreso en noviembre tras perder la interna republicana en Wyoming frente a Harriet Hageman, que recibió el incondicional apoyo del exmandatario.

Así, Hageman, que apoya las afirmaciones de Trump de que las elecciones de 2020 fueron “amañadas”, disputará la banca por Wyoming en los comicios de medio mandato.

Al reconocer su derrota, la legisladora prometió hacer todo lo posible para evitar que Trump vuelva a encabezar el gobierno de Estados Unidos.

“Desde el 6 de enero vengo diciendo que haré lo que sea necesario para asegurar que Donald Trump nunca más esté cerca de la Oficina Oval, y lo digo en serio”, aseveró la congresista de Wyoming en un discurso de concesión tras perder en comicios primarios la posibilidad de postularse nuevamente al Congreso en noviembre.

En efecto, Cheney, de 56 años, ha sido como una piedra en el zapato del magnate republicano desde que se unió al comité de la Cámara que investiga si desempeñó algún papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

La hija del exvicepresidente Dick Cheney copreside esa comisión de representantes convencidos de que Trump “faltó a su deber” durante el ataque de sus simpatizantes al Capitolio para intentar impedir la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden en las presidenciales de 2020.

En respuesta, el 45º presidente de Estados Unidos multiplicó sus ataques contra Cheney, a la que calificó de “desleal”, “belicista” y “fracasada”, y dio todo su apoyo a Hageman.

Esta abogada de 59 años apoya las afirmaciones de Trump de que las elecciones de 2020 fueron “amañadas” y disputará la banca por Wyoming -estado en el que Trump se impuso con más del 70% de los votos en las presidenciales- en los comicios de medio mandato.

Acto seguido, el exmagnate inmobiliario celebró la derrota de Cheney, calificando su derrota de este martes como un “resultado maravilloso para Estados Unidos”.

“Ahora puede finalmente desaparecer en las profundidades del olvido político donde, estoy seguro, será mucho más feliz de lo que es ahora”, dijo en su red social, Truth Social.

- AMENAZAS DE MUERTE -

Liz Cheney votó a favor de la destitución del magnate, que no prosperó al ser absuelto por el Senado, y lleva más de un año intentando desmontar esta tesis que defienden millones de trumpistas.

Desde que investiga a Trump y sus colaboradores, la congresista ha sido blanco de una serie de amenazas de muerte y ya no viaja sin escolta policial.

Esto la obligó a realizar una especie de campaña en la sombra, sin mítines electorales ni actos públicos.

Vea: China y Rusia realizarán maniobras militares conjuntas tras bloqueo a Taiwán

Incluso evitó este martes la tradicional sesión de fotos del día de las elecciones, esquivando a la prensa en el colegio electoral donde votó, cerca de Jackson.

Esta mujer rubia con gafas, heredera de una derecha muy tradicionalista, proarmas y antiaborto, fue excomulgada por el Partido Republicano de Wyoming, cuyo jefe participó en las manifestaciones el día del asalto al Capitolio.

Se comenta que podría tener ambiciones presidenciales para las elecciones de 2024, en las que podría postularse como independiente.