26/05/2022
07:52 AM

Más noticias

Caso de pastor hondureño pone en jaque plan migratorio de Obama

Max Villatoro reúne los requisitos para aplicar al plan migratorio de Obama.

Iowa, Estados Unidos.

El caso de Max Villatoro ha encendido las alarmas en la comunidad indocumentada en los Estados Unidos. Y es que el pastor menonita hondureño está a punto de ser deportado por la Oficina de Inmigración y Aduanas, ICE, tras haber sido arrestado hace dos semanas en una de las mayores redadas de dicho ente en EUA.

Las autoridades de migración alegan que detuvieron a Villatoro por dos delitos cometidos hace 20 años, conducir en estado de ebriedad y falsificación de documentos, sin embargo, el hondureño cumplió la sentencia por ambas faltas.

El presidente Barack Obama anunció en noviembre pasado un plan migratorio que abre la puerta para la regularización de unos cinco millones de indocumentados, entre los cuales se encuentra Villatoro, que reúne los requisitos para el programa DAPA: padres de ciudadanos y residentes legales que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010.

'Max es exactamente la clase de persona de la que el Presidente Obama alega que no debe ser deportada. Lejos de ser una amenaza para la seguridad nacional, Max sirve al bienestar de su comunidad e Iglesia', dijo a LA PRENSA el pastor David Boshart, director ejecutivo de la conferencia menonita a la que pertenece la congregación de Villatoro.

Foto: La Prensa

La esposa de Villatoro se ha convertido en la voz de los indocumentados en Iowa, hasta el momento han recaudado más de 25,000 firmas que piden el cese del proceso contra el pastor hondureño.
Sin embargo, lo que Obama no dijo al anunciar su acción ejecutiva migratoria, fue que las autoridades iban a tener en cuenta los errores cometidos por los indocumentados hace unos 30, 20 ó 10 años.

'Cuando Max vino a los Estados Unidos, hace 20 años, el era un joven adulto que hizo dos malas decisiones. Primero, recibió una condena por conducir ebrio, y luego compró una identificación falsa para conseguir un trabajo. Lo condenaron por los dos delitos. El pagó las multas por cada uno y sirvió dos años en libertad condicional', agregó Boshart.

La espera no detiene las deportaciones

El 16 de febrero el juez federal Andrew S. Hanen, quien preside la Corte Federal del Quinto Distrito en Brownsville, Texas, dictó una medida cautelar y suspendió la entrada en vigor de la acción ejecutiva de Obama.

El gobierno, a través del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés), ha interpuesto hasta ahora tres recursos de emergencia y una apelación, pero la orden de Hanen sigue vigente.