08/08/2022
02:05 PM

Más noticias

California marca el paso como estado santuario del aborto en Estados Unidos

En California solo contempla prohibir la interrupción del embarazo si se ha llegado a la semana 23 o si el feto pesa aproximadamente 500 gramos.

Los Ángeles, California

Hasta 36 millones de mujeres en edad reproductiva miran con inquietud el mapa de Estados Unidos para saber dónde tendrán garantizado el derecho al aborto después de que el Tribunal Supremo revocara este viernes la sentencia que lo protegía constitucionalmente desde 1973.

En EEUU, 16 estados, además del Distrito de Columbia, contaban previamente con un marco legislativo propio para salvaguardar el derecho al aborto sin interferencia federal, ya sea durante gran parte del embarazo o bajo el criterio de “buena fe médica”.

Son estados ´santuario´ del aborto como Vermont y Massachussets, donde incluso teniendo gobernadores republicanos se va a blindar este derecho, o Michigan, que ya anunció que llevaría a los tribunales una ley de 1931 (anterior al precedente de ‘Roe contra Wade’) para evitar que se prohíban las interrupciones del embarazo.

LEA: Cientos de manifestantes piden ante el Supremo aborto libre en todo EEUU

Aunque en estos estados no se prevé que el derecho al aborto se vea resentido tras el revés legal del Tribunal Supremo, las facilidades para acceder a las clínicas y costear los gastos derivados del proceso no siempre son tan asequibles como en California, estandarte en materia reproductiva.

En el estado más poblado del país, con casi 40 millones de habitantes, se practicaron en 2020 más de 154,000 abortos legales sobre el total nacional de 930.060, según el Instituto Guttmacher, dedicado a la investigación en asuntos reproductivos en EEUU.

“La gente aquí cree que se les debe garantizar este derecho como parte de su sistema sanitario”, explicó a Efe Elizabeth Nash, analista de políticas estatales del citado instituto.

En California es legal abortar siguiendo el criterio de “buena fe médica” que, aunque no establece un plazo exacto, solo contempla prohibir la interrupción del embarazo si se ha llegado a la semana 23 o si el feto pesa aproximadamente 500 gramos, ya que entonces se considera que podría sobrevivir fuera del útero.

ADEMÁS: Costa “decepcionado” con la decisión del Supremo de EEUU sobre el aborto

La interrupción del embarazo viene contemplada en los distintos planes de seguros médicos, se puede abonar en régimen de copago en el que la gestante abona entre mil y dos mil quinientos dólares y puede llegar a ser gratuita para los casos de mujeres con bajos ingresos.

En este contexto, los expertos auguran que los viajes de mujeres con intención de abortar crecerán exponencialmente tras la presumible limitación del derecho al aborto en hasta 26 estados después de la decisión del Alto Tribunal.

El Centro de Salud Reproductiva, Derecho y Política de la Universidad de California (UCLA) estima que entre 8.000 y 16.000 mujeres viajarán a este estado cada año para poder abortar a partir de ahora.

El propio gobernador de California, Gavin Newsom (Partido Demócrata), anunció que destinará una partida adicional de 125 millones de dólares para ofrecer cobertura sanitaria, transporte y alojamiento a aquellas mujeres procedentes de otros estados que opten por alguna clínica californiana para abortar.

“California ha experimentado en los últimos años un superávit económico que le podría permitir sufragar estos nuevos abortos”, afirmó Mary Ziegler, historiadora jurídica de la UCLA, en una entrevista.

AQUÍ: Kamala Harris advierte de la “crisis sanitaria” que supone el fallo del aborto

Este flujo de mujeres hacia California supone un “elemento disruptivo”, según especialistas como la propia Elizabeth Nash, pero los centros reproductivos de este estado llevan trabajado en el último mes para adaptarse y que sus clínicas no se vean saturadas ni se retrasen las intervenciones.

En esa labor sigue Planned Parenthood, la organización con mayor número de clínicas de salud reproductiva en EEUU. Su gerente de asuntos comunitarios, Claudia Powell, aseguró a Efe que ya casi han reestructurado la totalidad de los 100 centros que tienen ubicados en California.