Washington, Estados Unidos.

La desaparición del vuelo QZ8501 de Air Asia cierra un año en el que la aviación internacional se ha enfrentado a situaciones de gran complejidad.

En marzo, la desaparición del MH370 de Malaysia Airlines, del que hoy desconocemos su paradero, puso de manifiesto la necesidad de mejorar el seguimiento de los aviones para garantizar su localización en caso de accidente.

Lea: Indonesia: Avión de AirAsia acabó en el fondo del mar de Java

El derribo de un avión de esa misma compañía en julio, el MH17, evidenció una inadecuada valoración de los riesgos por parte de la autoridad aeronáutica ucraniana del impacto del conflicto armado del país sobre los vuelos comerciales.

Piden ayuda

Indonesia ha solicitado formalmente la ayuda de Estados Unidos para tratar de encontrar el avión Airbus de AirAsia desaparecido desde el domingo en una ruta entre Java y Singapur, dijo el Departamento de Estado, aunque Washington aún no respondió a esta consulta.

'Nuestra embajada en Yakarta está en estrecho contacto con funcionarios indonesios, y hoy recibió una solicitud de ayuda para localizar el avión', dijo este lunes Jeffrey Rathke, una portavoz del Departamento de Estado.

Rathke sostuvo que 'examinamos cómo responder de la mejor manera', pero no dio detalles sobre de que forma se efectuaría esta ayuda -militar o de otro tipo- o cuándo Estados Unidos responderá a Indonesia.

El Departamento de Estado también confirmó que no había estadounidenses en el vuelo QZ8501, que desapareció el domingo sobre el Mar de Java con 162 personas a bordo luego de haber partido desde Surabaya (este de la isla de Java) rumbo a Singapur.

Decenas de aviones y barcos -con participación también de Australia, Malasia y Singapur- buscaban el avión desaparecido, en la que constituye la tercer tragedia para una aerolínea malasia este año. AFP/ABC