Gobierno de EEUU apunta a regular las armas “fantasma”

Los últimos tiroteos en Georgia y Colorado han ejercido presión sobre la administración Biden

Esta clase de armas, que incluye a las fabricadas en impresoras 3D, son apreciadas por los criminales, al ser fáciles de obtener y difíciles de rastrear.
Esta clase de armas, que incluye a las fabricadas en impresoras 3D, son apreciadas por los criminales, al ser fáciles de obtener y difíciles de rastrear. / Foto: AFP

WASHINGTON, Estados Unidos

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó el viernes nuevas regulaciones destinadas a combatir la proliferación de las llamadas armas "fantasma", artesanales y sin número de serie.

El presidente demócrata Joe Biden dio a conocer el 9 de abril un plan para abordar la "epidemia" de violencia armada, que incluye medidas contra las armas "fantasma" apreciadas por los delincuentes porque son fáciles de obtener y difíciles de rastrear.

La nueva regla prevé en primer lugar exigir a los fabricantes que incluyan un número de serie en las carcasas de los kits vendidos para ensamblar este tipo de arma.

Los armeros, por su parte, deberán comprobar los antecedentes de los compradores de estos kits, como ya hacen con las armas de fuego, y añadir un número de serie a las armas fabricadas con impresoras 3D que entrarán en su inventario.

"La regla propuesta mantendrá las armas fuera de las manos equivocadas y facilitará el rastreo de las armas utilizadas en delitos violentos", dijo en un comunicado el secretario de Justicia, Merrick Garland.

43,000
Personas
Muerieron al menos el año pasado en EEUU por el uso de armas de fuego.

Según sus servicios, más de 23.000 armas de fuego sin número de serie fueron incautadas por la policía en las escenas de crímenes entre 2016 y 2020.

La nueva regla estará sujeta a comentarios públicos durante 30 días antes de la publicación de su versión final.

Joe Biden, que desde hace mucho tiempo es favorable a una mayor regulación de la venta de armas, se comprometió durante su campaña a actuar en este frente.

Una reciente serie de tiroteos, incluidos asesinatos en Georgia y más tarde en Colorado, ha aumentado la presión para que lo haga.

Pero el presidente demócrata carece de una mayoría lo suficientemente fuerte en el Congreso para aprobar leyes radicales, y los republicanos se oponen firmemente a cualquier intento de regular la venta y el porte de armas.

Más de 43.000 personas murieron el año pasado en Estados Unidos por el uso de armas, incluidos los casos de suicidio, según el sitio Gun Violence Archive.

La Prensa