Estados Unidos: el G20 debe ayudar a países pobres a comprar vacunas

Un programa de vacunación "verdaderamente global" va a estimular la economía mundial, dice secretaria del Tesoro.

'Insto a los países a aumentar la ayuda que dan', afirmó la secretaria del Tesoro de Estados Unidos.
'Insto a los países a aumentar la ayuda que dan', afirmó la secretaria del Tesoro de Estados Unidos.

Washington.

Estados Unidos hizo un llamado este jueves a los países del G20 a aumentar la ayuda a los países pobres para mejorar el acceso a las vacunas contra el coronavirus, como forma de estimular la economía mundial.

En un correo enviado a sus colegas del grupo al margen de la reunión virtual del G20, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, señaló que su país está comprometido a una campaña de vacunación eficaz y completa para su población, pero instó a los países miembros a ir más allá de sus fronteras.

"Yo insto a los países a aumentar la ayuda que dan", afirmó Yellen, quien sostuvo que "un programa de vacunación rápido y que sea verdaderamente global va a ser el estímulo más fuerte que se le pueda dar a la economía mundial".



En el mundo, el proceso de vacunación es dispar y hay dudas sobre el aprovisionamiento en vacunas. El miércoles, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, apoyó que se declaren las vacunas contra el covid-19 un "bien público global".

La secretaria del Tesoro defendió que "sin un acceso a las vacunas, muchos países de bajos ingresos específicamente van a experimentar trágicas pérdidas de vidas y un retraso innecesario en su recuperación".

En su misiva, Yellen defendió que los países del G20 mantengan los masivos planes de estímulo para la economía dispuestos actualmente y que eviten retirar la ayuda demasiado pronto.



La secretaria del Tesoro también dijo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial deben seguir siendo los actores preponderantes para superar la crisis económica generada por la pandemia.

Yellen sostuvo que sin más acciones internacionales de apoyo a países de bajos ingresos, existe el riesgo de una divergencia peligrosa y permanente en la economía global y afirmó que instituciones como el FMI y el Banco Mundial "deben continuar jugando un rol en el financiamiento de la respuesta sanitaria global".

La Prensa