Divulgan primera imagen de Emma Coronel en una prisión de Virginia

La esposa del Chapo Guzmán fue detenida en Washington acusada de tráfico de drogas.

VER MÁS FOTOS
Emma Coronel fue detenida ayer en el aeropuerto de Dulles, en las afueras de Washington DC./AFP.
Emma Coronel fue detenida ayer en el aeropuerto de Dulles, en las afueras de Washington DC./AFP.

Washington, Estados Unidos.

La oficina del Sheriff de Alexandria, Virginia, divulgó este martes la primera imagen de Emma Coronel, la esposa del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, con traje de reclusa.

Coronel, de 31 años, fue arrestada el lunes en el Aeropuerto Internacional Dulles en las afueras de Washington bajo sospecha de estar involucrada en una red de narcotráfico, dijeron autoridades estadounidenses.



La ex reina de belleza, con doble nacionalidad estadounidense y mexicana, se declarará no culpable el martes ante un juez estadounidense, adelantó su abogado a medios locales.

Según documentos judiciales, Coronel, madre de dos hijas mellizas de Guzmán de nueve años, enfrenta cargos de conspiración para traficar cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana para su importación a Estados Unidos.

Además, esta exreina de belleza presuntamente colaboró en dos complots para ayudar a Guzmán a escapar de prisiones mexicanas, incluida la fuga de la prisión del Altiplano, ubicada en Almoloya de Juárez, en julio de 2015.



Hace dos años, Coronel asistió casi cada día al histórico juicio de tres meses de su esposo en Nueva York, mirando y sonriendo a su marido, entonces de 62 años, desde el banco del público.

Vea: Emma Coronel, la glamurosa esposa del Chapo Guzmán es acusada de tráfico de droga

Durante el proceso, hubo momentos en que Coronel fue presentada al público como cómplice de su marido en negocios y en una de sus fugas de prisión.

Un testigo cooperante que fue mano derecha del exjefe del cartel de Sinaloa contó que en 2014 y 2015, cuando el Chapo estaba en la cárcel de Altiplano en México, pasaba mensajes a través de Coronel -que lo visitaba en la prisión- a sus cómplices para planificar su fuga a través de un túnel de 1,5 km de largo que llegaba hasta la ducha de su celda.

La Prensa