EEUU: Policía del Capitolio desmiente que uno de sus agentes haya fallecido  

La cadena CNN había indicado que un agente había fallecido como consecuencia de las heridas sufridas durante el asalto.

VER MÁS FOTOS

Washington, Estados Unidos.

La Policía del Capitolio desmintió que uno de sus agentes falleciera como consecuencia de las heridas sufridas la víspera durante el asalto de seguidores del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, a la sede del Congreso, como había afirmado el canal CNN.

"Las informaciones de medios de comunicación sobre la muerte de un agente de la Policía del Capitolio de Estados Unidos (USCP, en inglés) no son precisas. Aunque algunos agentes fueron heridos y hospitalizados ayer, ningún agente de USCP ha fallecido", dijo este cuerpo en un comunicado.

Asimismo, pidió que se respete la privacidad de sus agentes y de sus familias, y agregó que informará a su debido tiempo de lo que acontezca a sus miembros.

Además lea: Fiscal de Nueva York pide investigar "golpe fallido" de Trump

Anteriormente, la CNN había indicado que un agente de la Policía del Capitolio había fallecido este jueves como consecuencia de las heridas sufridas durante el asalto.

Al menos cuatro personas perdieron la vida el miércoles durante esos incidentes que se produjeron tras una interrupción de la reunión de los congresistas para ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre.

Los cuatro fallecidos identificados por las autoridades son manifestantes: Ashli Babbitt, una mujer de 35 años residente en San Diego (California, EE.UU.); Benjamin Phillips, de 50 años y de Ri (Pensilvania); Kevin Greeson, de 55 años, de Athens (Alabama); y Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw (Georgia).

Así lo anunció el jefe del Departamento de Policía Metropolitana de Washington D.C., Robert Contee III, en una rueda de prensa en la que no dio detalles sobre las circunstancias específicas de las muertes, aunque tres de ellas fueron por "emergencia médica" y otra por disparo.

Ese último fue el caso de Babbitt, la mujer de San Diego que murió después de recibir un tiro de un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU., de acuerdo con un comunicado de ese cuerpo, que se encarga exclusivamente de la seguridad del propio edificio y los colindantes, propiedad del Gobierno.

"Se brindó asistencia médica de inmediato y la mujer fue trasladada al hospital, donde más tarde sucumbió a sus heridas", agregó la Policía del Capitolio.

La Prensa