Viróloga china publica "pruebas" de que el coronavirus fue creado en laboratorio

Una viróloga que huyó a EEUU publicó un estudio en el que afirma que el covid 19 es un virus creado por el hombre.

Pekín, China.

La viróloga china Li-Meng Yan, que huyó a Estados Unidos tras supuestamente haber descubierto que el coronavirus fue creado en un laboratorio de Wuhan, epicentro de la pandemia, publicó este martes evidencias de sus alegaciones causando revuelo en el mundo.

Li-Meng fue una de las primeras científicas en alertar sobre el brote de covid 19 en China. Huyó a EEUU a principios de abril revelando que Pekín mintió mintió sobre el origen del coronavirus y que desde diciembre pasado se sabía sobre la facilidad con la que el virus se transmite entre humanos.

El estudio divulgado por Yan fue elaborado en conjunto con otros tres expertos chinos
bajo el título: "Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de la evolución natural y la delimitación de su ruta sintética probable".




Según el informe, el coronavirus pudo haber sido "creado convenientemente" dentro de un laboratorio durante un período de solo seis meses ya que "muestra características biológicas que son inconsistentes con un virus zoonótico natural”.

Coronavirus de murciélago

El estudio se apoya en "tres líneas de evidencias" para demostrar la teoría. La primera sugiere que "la secuencia genómica del SARS-CoV-2 es sospechosamente similar a la de un coronavirus de murciélago descubierto por laboratorios militares de la Tercera Universidad Médica Militar de Chongqing en China y el Instituto de Investigación de Medicina del Comando de Nanjing, también en China".

El segundo punto establece que “el motivo de unión al receptor (RBM) dentro de la proteína Spike del SARS-CoV-2, que determina la especificidad del huésped del virus, se parece al del SARS-CoV de la epidemia de 2003. La evidencia genómica sugiere que la RBM ha sido manipulada genéticamente”.

Además, el estudio agrega que el "SARS-CoV-2 contiene un sitio de escisión de furina único en su proteína Spike, que se sabe que mejora enormemente la inefectividad viral y el tropismo celular". Este sitio de escisión, que "se halla completamente ausente en esta clase particular de coronavirus que se encuentran en la naturaleza", por lo que puede que "no sea el producto de la evolución natural y podría haberse insertado en el genoma del SARS-CoV-2 artificialmente".

La investigación establece que el nuevo coronavirus fue "creado en un laboratorio utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla". “La proteína S habría sido manipulada artificialmente, después de lo cual el virus adquirió la capacidad de unirse a ACE2 e infectar a los seres humanos".

Yan comenzó a estudiar el virus en diciembre desde Hong Kong y estuvo en contacto con otros virólogos que estaban en China continental y tenían más información del virus.

La viróloga, que trabajaba en la Universidad de Salud Pública de Hong Kong, afirmó que el Gobierno chino sabía del peligro que suponía el SARS-CoV-2 antes de que el 31 de diciembre informara a la Organización Mundial de la Salud (OMS) del brote en la región china de Wuhan .

“Me pidieron que guardara silencio y que tuviera cuidado. Que no tocara la línea roja, es decir, que no fuera contra los procedimientos del Gobierno de China”.

Vea: China comenzará vacunación masiva contra el coronavirus en noviembre

Supuestamente averiguó que el virus se estaba transmitiendo muy rápido entre personas, algo que todavía se desconocía, e informó de sus hallazgos al doctor Leo Poon, un presunto contratista de la OMS que ocultó su investigación y le pidió que guardara silencio, dejando entrever que podría perder la vida.

La viróloga acusa a la OMS de “corrupción” y complicidad con el Gobierno de China, una hipótesis que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha abanderado desde el inicio de la pandemia.

La OMS ha negado las acusaciones de la viróloga y dijo que “mucha gente trabaja para ellos como consultores” pero no tienen datos que acrediten que Yan, como ella afirma, trabajara para un laboratorio de referencia de la organización especializado en virus y pandemias.




La Prensa