Nicaragüenses desbordan los supermercados tras el primer caso de COVID-19

Algunos supermercados debieron reforzar sus fuerzas de seguridad, para evitar avalanchas humanas, otros cerraron parcialmente sus puertas, para no ser desbordados.

Decenas de personas, a pie y en vehículos particulares, esperan la apertura de las puertas de un supermercado este jueves, en Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres
Decenas de personas, a pie y en vehículos particulares, esperan la apertura de las puertas de un supermercado este jueves, en Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

Managua, Nicaragua.

Los nicaragüenses acudieron este jueves de forma masiva a los supermercados, para abastecerse de provisiones, luego de que el Gobierno confirmó el primer caso de COVID-19, la noche del miércoles.

Los supermercados de toda Nicaragua se vieron superados por la cantidad de personas, que visitaron dichos establecimientos para comprar productos de aseo personal y alimentos, entre empujones y discusiones.

Algunos supermercados debieron reforzar sus fuerzas de seguridad, para evitar avalanchas humanas, otros cerraron parcialmente sus puertas, para no ser desbordados.

Las gerencias de los supermercados se vieron obligadas a emitir comunicados en los que anunciaron que a partir de mañana abrirán sus puertas de forma escalonada, con prioridad para los ancianos, con el objetivo de evitar aglomeraciones.

Asimismo extendieron la variedad de productos racionados a uno o tres por persona, que no podrán ingresar con sus familiares para realizar sus compras.

Nicaragua1.21(800x600)

FARMACIAS

Algunas farmacias reportaron aglomeraciones similares a las de los supermercados a lo largo del día, y algunas personas estrenaron mascarillas a precios extraordinarios.

Productos como los antibacteriales, alcohol en gel y vitamina C ya se habían agotado en Nicaragua desde inicios de la semana, a pesar de que no se observaron aglomeraciones.

El primer caso de COVID-19 en Nicaragua fue anunciado anoche, cuando algunos de los supermercados locales ya estaban cerrados, por lo que los nicaragüenses reaccionaron hasta hoy.

VIDA NOCTURNA

La confirmación del coronavirus en Nicaragua también propició que centros culturales y cafeterías anunciaran cierres temporales, a la espera de un pico en la propagación del COVID-19.

Una cadena de cines internacional también anunció el cese de la proyección de películas, y bares, así como restaurantes, indicaron que no abrirían sus puertas, hasta nuevo aviso.

Lea: Brasil cierra sus fronteras terrestres por la crisis del coronavirus

La mayoría de universidades privadas también anunciaron que empezarán a impartir clases en línea y colegios de capital privados solicitaron al Ministerio de Educación que les permita educar a distancia.

El cese de actividades provocó que las calles de las principales ciudades, especialmente las de Managua, lucieran menos congestionadas que de costumbre, salvo en los puntos cercanos a supermercados y grandes farmacias.

CARA CONTRARIA

El sector estatal mostró otra cara del mismo caso, ya que los trabajadores del Gobierno e instituciones autónomas, incluyendo universidades y escuelas públicas, fueron citados para un simulacro nacional de desastre, sobre la base de terremotos, tsunamis, huracanes y erupciones volcánicas.

Los estacionamientos de los edificios estatales se vieron ocupados por personas que caminaban de manera ordenada, protagonizando un escenario ideal en los segundos posteriores a una catástrofe súbita.

Además: Nueva York ordena que el 75 % de los trabajadores se quede en casa

Las ambulancias, camiones de bomberos o vehículos militares, que participaron en el simulacro causaron confusión en algunas personas, que creyeron que el movimiento extraordinario de automotores con las sirenas encendidas estaba relacionado a nuevos casos de COVID-19.

Hasta ayer por la mañana, cuando no se había reportado la presencia del coronavirus en el país, la vida en Nicaragua se desarrollaba con cierta desidia respecto a la pandemia, a pesar de la preocupación general por la falta de información brindada por el Gobierno.

nicaragua2.24(800x600)

DE LOS MEMES A LA PREVENCIÓN

El cambio de ánimo entre los nicaragüenses también se pudo observar en las redes sociales, ya que los memes, que antes se burlaban del presidente Daniel Ortega por supuestamente no tener capacidad intelectual para comprender el peligro del coronavirus, dieron paso a mensajes sobre cómo prevenir el COVID-19, así como oraciones a Dios para que el impacto no sea tan fuerte.

Por su parte, el Ministerio de Salud arreció su campaña de educación sobre cómo lavarse las manos, y dijo haber reforzado su sistema de vigilancia del COVID-19, aunque no informó de la implementación de medidas preventivas, tal como lo exigen sus críticos.

Mientras tanto, la tarde de este jueves las personas seguían acudiendo a los supermercados, las farmacias continuaban atendiendo a clientes y las salidas por la noche encontraban nuevas puertas cerradas.

La Prensa