El coronavirus se extiende rápidamente por el mundo y pierde fuerza en China

Brasil confirmó un caso de coronavirus, el primero en América Latina.

Militares iraquíes desinfectan las calles de Bagdad para evitar la propagación del coronavirus./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

Más de 1,000 infectados en Corea del Sur, nuevos decesos en Irán, aumento de contagios en Europa debido al brote en Italia y un posible primer caso en Brasil. La epidemia del nuevo coronavirus se extiende, pese a las medidas mundiales de prevención.

Cinco países registraron sus primeros casos en las últimas 24 horas y todos están vinculados con Italia: Suiza, Austria, Croacia, Grecia y Argelia. Un caso sospechoso en Brasil, que sería el primero en América Latina, también está vinculado con ese país.

Paralelamente, las cifras mejoran en China, corazón de la epidemia. El miércoles, las autoridades comunicaron que 52 personas habían muerto en las últimas 24 horas, frente a las 71 del martes. Es la cifra más baja desde hace tres semanas.



Además, el número de contagios también disminuyó: 411 nuevos casos frente a los 508 del martes. En total, el nuevo coronavirus ha provocado la muerte de 2,178 personas en China y ha contaminado a otras 78,000.

La OMS subrayó que el martes por primera vez, el número de contagiados diarios en el mundo (427) fue superior a los registrados en China.

Fuera de China, la enfermedad COVID-19 afecta ya a unos 40 países provocando unos 50 muertos y 2,800 casos confirmados de contagio.

El foco italiano

En Italia, foco europeo de la epidemia, hay ya 374 personas contagiadas, la mayoría en el norte, y han muerto 12 personas.

Todas las personas que han muerto tenían una edad avanzada y graves problemas de salud, reiteran las autoridades.



Desde Roma, la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, aseguró que la propagación del nuevo coronavirus en Italia y Europa "es motivo de preocupación pero no de pánico", aunque admitió que hay que "prepararse para un aumento de los casos".

La inmensa mayoría de los contagios registrados en las últimas horas en diversos países (Austria, Croacia, Argelia, España, Suiza, Grecia y el caso sospechoso en Brasil) tienen relación con el foco italiano.

En Brasil, el gobierno investiga un posible caso en Sao Paulo, que, de confirmarse, sería el primero en América Latina. Se trata de un brasileño de 61 años que acaba de regresar de Italia.

En España, un hotel en la isla canaria de Tenerife, sigue en cuarentena, después de que dos huéspedes italianos dieran positivo en un primer análisis. y ahora esperan el resultado de un segundo para decidir si mantienen el confinamiento de los más de 700 huéspedes.

En Innsbruck, en el corazón de los Alpes austríacos, se confirmaron dos contagios de italianos que había llegado desde Italia, mientras en Croacia, un joven que viajó a Milán y su hermano dieron positivo al nuevo coronarivus.

También en Suiza y Grecia, los primeros casos afectan personas que acaban de regresar del norte de Italia.

Y en Argelia un italiano que llegó el 17 de febrero se ha convertido en el segundo caso confirmado en el continente africano.

La epidemia ha obligado a anular una infinidad de acontecimientos deportivos y culturales, se empiezan a sentir los efectos negativos en la economía y los mercados financieros acumulan sus pérdidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó clara su preocupación ante el curso que sigue la epidemia.

El mundo, para decirlo claramente, "no está preparado" para hacerle frente, dijo Bruce Aylward, experto que dirige la misión conjunta OMS/China y regresaba de Pekín.

La Organización muestra especial preocupación por los países pobres, mal equipados para prevenir, diagnosticar y tratar el nuevo virus.

Apagar la televisión y abrir la Biblia

En Corea del Sur, donde ya murieron 12 personas, la situación es "muy grave", según el presidente Moon Jae-in. El número de infectados es de 1,261, lo cual le convierte en el segundo foco de infección en el mundo después de China.

Entre los contagiados hay un soldado estadounidense. Washington tiene desplegados 28,500 militares en el país.

La mayoría de los casos confirmados están vinculados a una secta cristiana en la que una persona habría contaminado a varios centenares de fieles. En total, más de 200,000 miembros de esta secta están siendo sometidos a pruebas.

Vea: Hondureña al frente de investigación de vacuna contra el coronavirus

En Irán otros cuatro decesos elevaron el balance hasta 19, según el ministerio de Salud, que informó también de 44 nuevos contagios confirmados, lo que sitúa el número de infectados en 139.

Dentro de la gran tensión que preside las relaciones entre Washington y Teherán, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, exigió que Teherán diga "la verdad" sobre la epidemia.

"No deberíamos dejar a Estados Unidos añadir un virus, llamado pánico extremo (...) al coronavirus", respondió el presidente iraní, Hasan Rohani.

En Roma, el papa Francisco mostró su solidaridad con las personas contagiadas e instó a minimizar los rumores y el miedo. Para ello, aconsejó "apagar la televisión y abrir la Biblia".

La Prensa