ONU celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

La práctica de mutilación genital suele ejecutarse en niñas y adolescentes por razones no médicas en determinados países.

Según las Naciones Unidas, hay 4.1 millones de mujeres en riesgo de mutilación genital este 2020.
Según las Naciones Unidas, hay 4.1 millones de mujeres en riesgo de mutilación genital este 2020.

Redacción.

El 6 de febrero se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF), proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012, con el propósito de crear conciencia mundial sobre los daños que se provocan con esta práctica.

“Este es un procedimiento que implica la alteración, lesión o eliminación de las extremidades femeninas por motivos no médicos y que, internacionalmente, es reconocida como una violación grave de los derechos humanos”, según la ONU.

La mutilación genital femenina puede causar daños de salud a corto y largo plazo, tales como sangrados, infecciones vaginales, dolor crónico, mayor riesgo de adquirir VIH, esterilidad y algunos problemas emocionales como la ansiedad y depresión.

200 millones
de mujeres en la actualidad.
De acuerdo a estadísticas de la ONU, una de cada 20 niñas y mujeres han sufrido mutilación genital en algún momento de sus vidas. Esto equivale a 200 millones de mujeres en la actualidad.

Esto constituye una violación de los derechos humanos de las féminas ya que no se respetan sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física. También representa una violación al derecho a la vida en algunos casos en los que la muerte es el desenlace.

¿En qué lugares se practica?

La mutilación genital femenina se practica en aproximadamente 30 países de África, Oriente Medio y Asia meridional. También en países asiáticos como India, Indonesia, Iraq y Paquistán.
Así mismo, este proceso se ejecuta en pequeñas comunidades de Latinoamérica y persiste en las poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

¿Porqué?

Realmente no existe una causa dictada por expertos en materia de salud. Sin embargo, las personas que realizan esta práctica lo hacen bajo diversos argumentos: aceptación social, para conservar la pureza, ideas desacertadas sobre la higiene,entre otras.

En algunas culturas esto es considerado un rito de transición hacia la vida adulta y un pre-requisito matrimonial. Y aunque no existe ningún beneficio para el cuerpo de las mujeres, las comunidades que ejecutan la mutilación consideran que al no someterse a este proceso, no se les puede considerar mujeres limpias, saludables o incluso valiosas.

Lucha para erradicar la mutilación

Las Naciones Unidas han establecido un programa mundial para eliminar en su totalidad esta práctica para el año 2030.

El programa es dirigido por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Actualmente, se centra en 17 países africanos y se afirman avances como: Lograr que 13 países establezcan leyes para la prohibición de esta práctica, financiar programas que ayuden a su erradicación y prestar atención a más de tres millones de niñas y mujeres víctimas.

Según la ONU, “el proyecto también trabaja con organizaciones de la sociedad civil para promover la educación, cooperar con líderes religiosos para desvincularla de la religión y colaborar con medios de comunicación para fomentar el dialgo”.

La Prensa