Coronavirus: China eleva el balance del virus a 25 muertos y 830 casos

Más de 18 millones de personas se encuentran en cuarentena en China.

VER MÁS FOTOS
El letal virus se propaga rápidamente por Asia obligando a varias ciudades a cancelar las celebraciones por el Año Nuevo Chino. Foto: AFP

Pekín, China.

China ha elevado este viernes a 25 muertos y 830 casos el balance de la epidemia provocada por un misterioso virus, informa la Comisión Nacional de Salud.

Las autoridades examinan además 1,072 casos sospechosos de este virus, originado en la ciudad de Wuhan (centro), añade la fuente.

China confinó el jueves a unos 20 millones de personas alrededor de Wuhan, la metrópolis de donde surgió un nuevo virus que ya dejó 25 muertos y ha comenzado a propagarse por el mundo, desatando la movilización de las autoridades sanitarias internacionales.

FOTOS: Así es Wuhan, la ciudad china donde inició el coronavirus y ahora está aislada

Desde las 10H00 locales (02H00 GMT), ningún tren ni avión podía salir de Wuhan, una urbe de 11 millones de habitantes situada en pleno centro de China. Los peajes en las autopistas estaban cerrados.

Reflejo de la preocupación que reina en el país, la Ciudad Prohibida de Pekín, el antiguo palacio de los emperadores, anunció que cerraba para evitar el riesgo de contagio.

Los aeropuertos a nivel internacional han tomado medidas de precaución para detectar a las personas con sospechas del virus.

Las autoridades chinas anunciaron el jueves la primera muerte debido al nuevo coronavirus fuera de Hubei, la provincia en el centro del país donde se cree que surgió el virus.

La ciudad de Wuhan, a orillas del Yangtsé, es el epicentro de la epidemia, que desde diciembre ha contaminado a más de 570 personas. Unas 5,000 personas están bajo vigilancia médica.

VIDEO: Así es la sopa de murciélago, posible responsable del coronavirus

"Los habitantes no tienen que abandonar (la ciudad) sin ninguna razón específica", anunció el servicio municipal a cargo de la lucha contra la epidemia.

Esta medida fue tomada para "frenar de forma eficaz la propagación del virus", explicó.

La ciudad vecina de Huanggang, a 70 km al este, de 7.5 millones de habitantes, se encontraba bajo medidas similares y la circulación de los trenes fue interrumpida.

China ha aislado a unos 20 millones de habitantes como medida de precaución para que el virus no se propague.

Muy cerca, Ezhou (1.1 millones de habitantes), ya había cerrado su estación de trenes.

Al oeste, otra localidad, Xiantao, cerró los accesos a una gran vía de circulación, y en Chibi, en el sur, los transportes públicos nos funcionaban. Más de dos millones de personas viven en estas dos localidades.

Los taxis triplican la tarifa

En el centro de la metrópolis, los transportes públicos no funcionaban y los festejos de Año Nuevo fueron suspendidos.

Casi todos los comercios estaban cerrados. No se veían tampoco a repartidores en moto, normalmente omnipresentes en las grandes ciudades chinas.

Los taxis triplicaron sus tarifas. "Es muy peligroso salir en este momento pero necesitamos el dinero", explicó un taxista a la AFP.

El Ayuntamiento también impuso el uso de máscaras de protección, aunque la mayoría de los habitantes ya las llevaban desde principios de semana.

El letal coronavirus se originó en un mercado en Wuhan.

La alarma saltó cuando un científico chino advirtió que el virus se podía transmitir entre humanos, y no solo de animal a hombre.

El presidente Xi Jinping lanzó el lunes un llamado de movilización general para detener "totalmente" la epidemia, que hasta entonces no había sido considerada de envergadura.

Japón confirma el segundo caso de coronavirus

El ministerio de Salud de Japón anunció este viernes (jueves en América) que se ha confirmado el segundo caso en el país de una nueva cepa de coronavirus, en un hombre que viajó desde la ciudad china de Wuhan.

En un comunicado, el ministerio afirma que el hombre de unos 40 años reside en la ciudad china donde comenzó el brote y llegó a Japón el 19 de enero.

El paciente afirma haber tenido fiebre durante días antes de su llegada, pero que su condición se había estabilizado al llegar a Japón. Está ingresado en un hospital de Tokio.

El hombre niega haber visitado el mercado de Wuhan donde se cree que se originó el brote y asegura haber usado una mascarilla durante el viaje.

La Prensa