Al menos 22 manifestantes muertos y 180 heridos en ciudad del sur de Irak

Bagdad acusa a personas "ajenas a las manifestaciones legítimas" de querer "socavar las relaciones históricas entre los dos países" con el incendio del consulado iraní de Nayaf.

Imagen de archivo de conflictos en Irak.
Imagen de archivo de conflictos en Irak.

Nasiriya.

Al menos 22 manifestantes murieron este jueves según fuentes médicas en Nasiriya, ciudad del sur de Irak bajo toque de queda y rodeada por las fuerzas de seguridad.

Este jueves es una de las jornadas más sangrientas desde el inicio el 1º de octubre del primer movimiento espontáneo en Irak que reclama la refundación del sistema política y la renovación total de la clase dirigente, considerada corrupta y vinculada con varias potencias extranjeras.

Nuevos comandantes militares

Las autoridades nacionales están recurriendo a militares para que les ayuden a hacer frente a un movimiento que desde el 1 de octubre ha dejado más de 360 muertos y 15.000 heridos, según un balance compilado por la AFP, ya que no hay datos oficiales.

Bagdad acusa a personas "ajenas a las manifestaciones legítimas" de querer "socavar las relaciones históricas entre los dos países" con el incendio del consulado iraní de Nayaf.

En Teherán, que ve en el movimiento de protesta en Irak un "complot", el ministerio de Relaciones Exteriores iraní reclama una "acción decisiva, eficaz y responsable contra los agentes destructores y los agresores".

En dos meses de manifestaciones, los iraquíes no esconden en las calles su ira contra su gran vecino.

Los manifestantes consideran que el sistema político instaurado por los estadounidenses que derrocaron el régimen de Sadam Husein en la invasión de 2003, está agotado.
Sobre todo, por la influencia creciente de Irán y de su poderoso emisario para asuntos iraquíes, el general Qassem Soleimani, encargado de las operaciones exteriores del ejército ideológico de la República Islámica.

LEA: Una falsa universidad creada por ICE lleva a la detención de 90 extranjeros

Los iraquíes reclaman una reforma profunda del sistema político y la renovación total de una clase dirigente corrupta e inepta. Oficialmente, 410.000 millones de euros han sido desviados en 16 años, es decir, dos veces el PIB del país.

Los dos países con mayor influencia en Bagdad, Estados Unidos e Irán, mantienen su guerra de influencia en Oriente Medio, aunque en Irak, Teherán ha tomado la delantera mientras Washington está de retirada.

Parálisis en el sur

Mientras que el general Soleimani ha logrado que el conjunto de los partidos en el poder cierren filas en torno al primer ministro Adel Abdel Mahdi, Estados Unidos se limita a hacer declaraciones oficiales hueras. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que viajó a Irak la semana pasada, ignoró a las autoridades de Bagdad y se limitó a visitar únicamente sus tropas y al gobierno autónomo del Kurdistán.

Mientras tanto, la vida en el país está casi paralizada. En el sur, los colegios permanecen cerrados desde hace semanas y las administraciones que no han cerrado sus puertas exponen pancartas en el frontispicio con el mensaje "cerrado por orden del pueblo".

En las calles y en las autopistas, los manifestantes dejan clara su rabia con espesas nubes de humo negro: queman neumáticos para tratar de bloquear y afectar al gobierno en el único punto que puede hacerle mal, el oro negro y sus preciosos ingresos.

Pero hasta ahora, no han logrado afectar la producción y la distribución del petróleo, única fuente de divisas del país que representa el 95% de los ingresos de un gobierno terriblemente endeudado.