Opositores bolivianos cerrarán fronteras para exigir renuncia a Evo

La oposición intensifica las protestas contra Evo Morales exigiendo su renuncia y que se repitan elecciones.

La Paz, Bolivia.

Líderes de grupos cívicos bolivianos anunciaron hoy que radicalizarán sus protestas en contra de la reelección del presidente del país, Evo Morales, con bloqueos de fronteras y la paralización de las entidades estatales.

Estas nuevas medidas se sumarán a la huelga ciudadana que se cumple desde hace trece días en ciudades bolivianas como la oriental Santa Cruz, donde esta noche hizo el anuncio el presidente del comité cívico cruceño, Luis Fernando Camacho, ante miles de personas reunidas en un cabildo o asamblea ciudadana.

La decisión responde al ultimátum dado a Morales hace dos días exigiéndole que renuncie a su cargo, lo que no ocurrió.



"Se nos agotó la paciencia, por eso, en coordinación con el movimiento cívico nacional, el Conade (Comité Nacional de Defensa de la Democracia) y las plataformas a nivel nacional, hemos decidido radicalizar el paro cívico nacional indefinido", sostuvo Camacho.

El dirigente preguntó a la gente congregada a los pies del Cristo Redentor, una estatua emblemática de Santa Cruz, si está de acuerdo con "paralizar desde las 00.00 (04.00 GMT) todas las instituciones estatales y las fronteras de Bolivia de manera pacífica pero firme y comprometida", lo que fue aprobado por los asistentes.

La "única salvedad" dentro de la protesta será "dejar expeditos nuestros aeropuertos internacionales, los servicios básicos esenciales y las emergencias médicas", agregó.

Camacho también advirtió de que al "resguardar" las instituciones estatales, impedirán que el Gobierno de Morales siga usando dinero público para "matar y reprimir" al pueblo.

El cívico cruceño también dirigió unas palabras al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al que llamó "tirano" y criticó que haya "tenido el atrevimiento de referirse al pueblo boliviano".

"Decirle a ese dictador que este pueblo no recibe órdenes ni de Cuba, ni de Venezuela ni de Norteamérica. Nosotros tenemos todo el poder para hacer respetar nuestra democracia y nuestra soberanía", manifestó Camacho.

El opositor replicó así a unas declaraciones de Maduro, quien ha enviado su respaldo a Morales, su aliado político, y aseguró que el ultimátum para que renuncie "se parece mucho a los ultimátums" que le han dado a él mismo este año.

Vea: Trump ofrece enviar militares a México para iniciar una guerra contra carteles

La oposición y movimientos cívicos no reconocen el resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre que dio al presidente la victoria, al denunciar que hubo fraude a su favor por parte del órgano electoral.

Si bien inicialmente reclamaban una segunda vuelta, desde el pasado jueves determinaron exigir que se anulen los comicios y renuncie el presidente.

El órgano electoral realizó el pasado viernes la firma de los resultados que dan la victoria a Evo Morales, un formalismo previsto en el cronograma electoral, y advirtió de que no es posible anular los comicios como pide una parte de la sociedad boliviana.

El detonante de las sospechas de manipulación del voto fue el día después de la votación un repentino cambio de tendencia del cómputo provisional, que pasó de prever una segunda vuelta entre Morales y el opositor Carlos Mesa a augurar un triunfo en primera ronda del mandatario boliviano. EFE