Más noticias

Fracasa moción para abrir juicio político contra Trump

Congresista presentó un texto para un impeachment contra Trump, pero solo 95 apoyaron la iniciativa.

El presidente Trump ayer en Greenville, Carolina del Norte. AFP
El presidente Trump ayer en Greenville, Carolina del Norte. AFP

WASHINGTON.

El presidente Donald Trump celebró ayer el fracaso en el Congreso de una moción de destitución y se enfrenta a la campaña electoral determinado a continuar con los ataques contra los demócratas que según él “detestan” EEUU.

Gran reunión esta noche en Greenville, Carolina del Norte”, escribió Trump en su cuenta de Twitter después de tres días de una polémica desatada por unos tuits en los que instaba a cuatro legisladoras demócratas integrantes de minorías “regresar” a sus países de origen, “lugares infestados por la criminalidad”.

Hablaré sobre las personas que aman a nuestro país y sobre quienes lo odian”, agregó ayer, aparentemente deseoso por continuar con el mismo tono que ha provocado una ola de indignación dentro y fuera de EEUU.

72%
es la tasa de popularidad de Trump entre los electores republicanos; según una encuesta de Reuters/Ipsos realizada el lunes y martes.

La Cámara Baja, de mayoría demócrata, aprobó el martes por la noche una condena a los comentarios de Trump por considerarlos “racistas”, pero una moción para lanzar un proceso de destitución fracasó ayer ilustrando las divisiones dentro del partido demócrata.

Trump reaccionó en Twitter celebrando el fracaso de la iniciativa a la que calificó como “ridícula”. “No debería permitirse que esto le pase nunca a ningún presidente de Estados Unidos”, sentenció.

Solo 95 demócratas votaron en contra de rechazar el inicio del juicio político, mientras que un total de 332 legisladores -todos los republicanos y los demócratas en el eje más central del partido- lo hicieron a favor.

El congresista demócrata Al Green presentó el martes un texto legal para un juicio político (“impeachment”) en el que acusaba a Trump de cometer graves crímenes y delitos menores con sus comentarios contra cuatro legisladoras progresistas, a las que pidió “irse del país” a pesar de que son ciudadanas estadounidenses. “Tenemos que dejar saber al mundo cómo nos sentimos al tener a un intolerante en la Casa Blanca”, dijo ayer Green.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, dejó claro antes del voto que no comparte la estrategia de Green y recordó que hay “seis comités” de la Cámara de Representantes que están “trabajando en seguir los hechos” para determinar si hay base suficiente como para abrir un juicio político contra Trump por temas como la “obstrucción de la justicia”. Las perspectivas de que triunfe un juicio político contra Trump durante su mandato son escasas.