18/05/2024
11:18 PM

Yolani Batres: Todas las muertes maternas son investigadas

  • 06 julio 2015 /

En 2012, el Gobierno de Honduras estableció un programa piloto de uso de oxitocina de inyección Unijet para reducir las muertes de mujeres.

Tegucigalpa, Honduras.

La ministra de Salud, Yolani Batres, confirmó ayer que todas las muertes maternas ocurridas en el sistema público han sido investigadas y que existe un informe de los decesos suscitados en los últimos meses.

Dijo que se cuenta con un informe de los fallecimientos que incluye los de 13 mujeres parturientas que habrían fallecido por la aplicación de oxitocina vencida; pero no supo precisar si estas concretamente habían ocurrido por el uso inadecuado de dicho fármaco.

“Sí hay un informe de todos los casos, le reitero, no solo de ese, sino de todas las muerte maternas. Hay una investigación y un análisis de cada una de ellas”, afirmó Batres. LA PRENSA publicó este lunes que la aplicación del fármaco conocido como oxitocina, cuyas propiedades químicas habían caducado, indujo la muerte de al menos 13 mujeres parturientas en varios hospitales del país.

La oxitocina es un medicamento que se aplica a las mujeres que están por dar a luz para inducir el parto, aumentar la fuerza de las contracciones y controlar la hemorragia posparto.

“Todas las muertes maternas que ocurren en la Secretaría de Salud, ya sea de causa directa o indirecta, se tienen que investigar obligatoriamente”, expresó la funcionaria. Agregó que en estos casos, especialmente en el interior del país, se realizan las autopsias verbales, las cuales consisten en revisar el expediente clínico, el manejo del paciente y el historial de atención que este recibió antes de fallecer.

Este tipo de procedimiento se lleva a cabo en el sistema público en vista de que en la mayoría de los hospitales no se cuenta con servicios de medicina forense, y solo cuando acontece un caso extremo o un homicidio, se envía el cuerpo de la paciente a la dirección de medicina forense de Tegucigalpa o San Pedro Sula.

Aunque existe un informe de todos los decesos, Batres no supo precisar si la muerte de estas 13 mujeres ocurrió justamente por el uso inadecuado de oxitocina, ya que hay todo un protocolo de atención que implica el suministro de otros fármacos en caso de que ese medicamento no logre detener la hemorragia en una mujer embarazada.

“Por ejemplo, cuando una paciente llega al hospital embarazada o con un problema de hemorragia, el manejo, según la norma, es con oxitocina. Si con ese fármaco la paciente no responde, se le aplica metergil, y si este no funciona, se le suministra otro medicamento. Como última instancia se procede a la intervención quirúrgica o la cesárea”, explicó.

“Por eso es muy difícil para mí decirle si la oxitocina estaba en buen o mal estado porque realmente es muy complejo y es una serie de pasos que se dan para salvar la vida de la mujer”, anotó.
Expresó que la autopsia forense es el único procedimiento que podría determinar si esas 13 mujeres fallecieron por el suministro de oxitocina en mal estado o vencida. Finalmente, la Secretaría de Salud precisó que todo expediente de muerte materna es enviado al Ministerio Público en el caso de que esta institución lo requiera .