San Pedro Sula, Honduras.

Luego de conocerse el resultado de la autopsia y difundirse fotografías de Wilson Pérez (21), el doctor Denis Castro Bobadilla, experto de la medicina forense, opinó que “esta persona recibió una paliza”.

De acuerdo con lo dicho por el galeno en HCH, Pérez no habría muerto en medio de un enfrentamiento con la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) como la versión oficial indica, sino que presuntamente fue agredido.

“Si ustedes ven el cuerpo, las lesiones en la piel, esas son contusiones y esas contusiones tienen que corresponder a hemorragias internas“, comenzó diciendo el doctor.

Las fotografías tomadas al cadáver mientras estaba en la morgue reflejan que Pérez murió con los ojos abiertos, lo cual indica que agonizó por varios minutos y su deceso fue lento.

Ese muchacho vivió su propia muerte, ya que mientras desarrollaba el cuadro de hemorragia interna él quedó inclusive con los ojos abiertos. Tendría que haber quedado con los ojos abiertos porque ese es el proceso de muerte lenta”, explicó.

La autopsia se hizo en la morgue del Hospital Mario Catarino Rivas.

Fue golpeado

Por otro lado, Castro Bobadilla comentó que el sujeto habría sido golpeado con un objeto sólido en su mandíbula y, como muestra, su cuerpo presentaba varias contusiones.

“En la piel del joven se están mostrando las contusiones. Tendría que haberse hecho una toma de muestra, y no solamente de la piel, sino también del paquete muscular. Se debe exigir eso porque esa persona recibió una paliza”, comentó.

“Si mal no recuerdo, en la mandíbula, en su mitad derecha, tiene una quemosis, esa quemosis es de una contusión con un cuerpo sólido”, agregó.

Por último, opinó que esas observaciones dan lugar a pensar que “no hay enfrentamiento, porque si hay enfrentamiento tuvieron que haberle puesto unas bolsas en la mano para demostrar que estaba armado”, apuntó Castro.

La autopsia

La autopsia hecha al cuerpo reveló que Wilson Pérez tenía un hemotorax (hemorragia pulmonar), una laceración pulmonar y heridas de proyectiles de arma de fuego.

El hondureño fue ultimado a balazos el pasado 31 de mayo en San Pedro Sula luego de 48 horas de búsqueda por parte de la Policía Nacional.

El domingo 29 de mayo, Pérez había lanzado una patada a una subinspectora de la Policía Nacional en el Estadio Olímpico, quien sufrió varios golpes luego de caerse por las graderías, y la acción quedó grabada en vídeo.

Momento de la agresión a la mujer policía.