14/05/2022
01:16 AM

Más noticias

Tercería acabaría con crisis desencadenada en el Congreso Nacional

La nueva crisis política que vive Honduras se generó el pasado domingo con la elección de dos juntas directivas en propiedad del Congreso Nacional.

Tegucigalpa, Honduras.

El conflicto político que involucra al Poder Legislativo y que dividió a Honduras está finalmente en un proceso de diálogo, por lo que existen avenidas para hallar una solución factible antes de que la presidenta electa Xiomara Castro asuma el poder el 27 de enero.

A medida se acerca la toma de posesión se intensifican las conversaciones para analizar la posibilidad de deposición de los diputados Jorge Cálix y Luis Redondo, ambos elegidos hace unos días como presidentes del Congreso Nacional de manera paralela, y optar por una tercera opción para encabezar el Poder Legislativo.

Analistas coinciden que ha habido fuerte presión de Estados Unidos y de la Unión Europea a la clase política para que en conjunto encuentran una solución a sus disidencias.

Existen dos juntas directivas en el Congreso Nacional: una presidida por Jorge Cálix, electa con 79 votos de diputados propietarios y la otra de Luis Redondo, con 49 votos propietarios y 48 diputados suplentes.

Momento en que instalaban la primera legislatura dentro del Congreso Nacional, presidida por Luis Redondo.

Redondo es avalado por la presidenta electa, líder del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), como parte de una alianza suscrita con el Partido Salvador de Honduras (PSH), cuyo presidente es Salvador Nasralla, uno de los designados electos (vicepresidente).

Por su lado, Jorge Cálix es respaldado por más de 15 de los 50 diputados que Libre obtuvo en las elecciones generales del 28 de noviembre y que han sido expulsados del partido por rechazar a Redondo como presidente del Congreso Nacional, también cuenta con 44 votos del Partido Nacional, así como algunos del Partido Liberal y un voto del Partido Anticorrupción.

Presión internacional

A raíz de lo pasado el 21 de enero y luego el 23, la comunidad internacional ha estado preocupada por el nivel de ingobernabilidad que está cayendo el país, cuando se creía que el resultado de las elecciones generales había dejado una Honduras en paz y camino a la reconciliación.

Primero fue Estados Unidos que pidió un diálogo urgente, haciendo llamados directos e incluso teniendo reuniones por separado con Jorge Cálix y con Luis Redondo.

Luego llegaron mensajes de la Unión Europea, que en los mismos términos de Estados Unidos solicitó la búsqueda de una solución política y dialogada.

Según se conoció, la representante de las Naciones Unidas, Alice H. Shackelford, está sosteniendo encuentros con los dos bandos, incluso con la presencia del expresidente hondureño Manuel Zelaya.

Relacionada: Arrecian las reuniones para ponerle fin a crisis política

Se supo que la hoja de ruta que se ha trazado es encontrar una salida antes de la toma de posesión con la elección de una tercería, para lo cual Jorge Cálix ya puso su puesto a disposición al igual que el expresidente Zelaya avala la búsqueda de un tercero; sin embargo, a pesar de los grandes avances en el diálogo, el entrampamiento está en la actitud de Luis Redondo y Salvador Nasralla, quienes no aceptan deponer ni dar un nombre de un tercero.

Esta situación pondría más en riesgo la situación política del país, pues los tiempos para alcanzar una solución se están agotando, ya que el plazo es que antes de la toma de posesión de la presidenta electa debería de haber una solución.

Jorge Cálix organizaó alternamente la primera legislatura de manera virtual.

“Lo ideal para disolver este conflicto es que surja una tercería y es por eso la importancia del diálogo entre las diferentes partes. Estados Unidos tiene en sus manos una participación estelar para resolver la crisis que enfrenta nuestro país y evitar que la presidenta Xiomara Castro gobierne con dificultades”, consideró el excanciller Ernesto Paz.

“Estoy seguro que la participación de Estados Unidos es clave para encontrar una solución que pueda terminar por reconocer a Redondo o Cálix o buscar una tercera opción. Es urgente llegar a consensos entre los involucrados para que la presidenta electa Xiomara Castro no pierda la gobernabilidad del país”, coincidió el sociólogo y excatedrático de la Universidad Nacional, Pablo Carías.

El analista y director del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), Luis León, manifestó que la presidencia del Congreso Nacional sólo se puede resolver con un diálogo político.

“Buscar una salida a través de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no sería lo ideal porque podría meter al país en un problema más profundo. El problema es interno que data de un partido hacia el Congreso Nacional y que ha impregnado a otros institutos políticos”, mencionó.

“La única forma de resolver la situación actual en el Poder Legislativo es a través del diálogo, el consenso y los acuerdos. No cabe aquí una salida jurídica porque sería ampliar la crisis”, detalló.

León ve un par de opciones y una tercería podría ser una de ellas, no obstante, reconoce que debería ser en acuerdo con Salvador Nasralla, líder del partido PSH. León recordó que existe una imperiosa necesidad de llegar a acuerdos a la brevedad posible a fin de que tanto el Legislativo como el Ejecutivo puedan “trabajar en sintonía, en una misma línea”.

Por su parte, el analista Olban Valladares explicó que el problema legislativo es matemático y que se puede resolver demostrando quién de los dos llamados presidentes del Congreso obtuvo los 65 votos (mayoría calificada) de diputados propietarios que se requieren para su escogencia.

Valladares insistió en que para evitar la ruptura del orden constitucional y que Xiomara Castro gobierne sin divisiones, los involucrados deben de llegar a un acuerdo real mediante diálogo político urgente.