25/05/2024
06:05 PM

Ni la temporada lluviosa ni la canícula serán tan intensas, vaticina Copeco

La temporada ciclónica en el Pacífico y Atlántico terminará el 30 de noviembre de 2017.

    San Pedro Sula, Honduras.

    El cambio de temperatura en los océanos y otros aspectos climáticos han provocado que el pronóstico ciclónico haya tenido una variación en las últimas semanas, por lo que se prevé una temporada sin cantidades excesivas de lluvia en el país, pero con los promedios normales que se han registrado en años anteriores.

    Según el informe que manejan las autoridades de la Comisión Permanente de Contigencias ( Copeco), las expectativas climáticas del segundo semestre reflejan que la temporada ciclónica inició el 15 de mayo para el litoral Pacífico, donde se avizora el desarrollo de 15 tormentas tropicales, de las cuales 8 podrían convertirse en huracanes y dos serían intensos, afectando indirectamente al país.

    Asimismo, la temporada ciclónica arrancó el primero de junio en el litoral Atlántico, donde se espera la formación de 11 tormentas tropicales, con posibilidad de que se formen cuatro huracanes, de los cuales dos podrían ser intensos. Alex Estévez, subcomisionado regional de Copeco, señaló que cuentan con información de centros internacionales que son monitoreados por la institución.

    “Existe una probabilidad del 55% de que salgamos afectados por un huracán en la zona norte del país”, destacó Estévez.

    Indicó que aunque es imposible precisar una fecha exacta sobre cuando afectará un huracán al país, sí se puede determinar que en julio se active la temporada ciclónica con la canícula, pero no será tan marcada como se esperaba.

    Refirió que, de acuerdo con recientes estudios y análisis de la semana pasada, habrá un fenómeno de El Niño bastante débil y una Niña sin muchas precipitaciones.

    “Lo anterior significa que tendremos lluvias, pero no tan intensas como otros años, eso es alentador, ya que pensábamos que iba a ser un Niño atípico, con tendencia de sequía, pero no es así”, refirió.

    Señaló, en lo concerniente a los cultivos, que se esperan suficientes cantidades de agua para que los agricultores puedan sacar un excelente porcentaje de cosecha. Manifestó que Copeco siempre se mantiene realizando los monitoreos respectivos sobre los posibles variaciones.