25/06/2022
12:20 PM

Más noticias

Sube la importación de hortalizas y hasta de bananos de Guatemala

Honduras ha aumentado las compras de productos agrícolas debido a que plantaciones afectadas por Eta y Iota en 2020 aún no han sido reactivadas.

SAN PEDRO SULA

La baja producción de productos agrícolas, derivado del abandono del campo y destrucción de fincas por los fenómenos naturales, está obligando al mercado hondureño a aumentar aceleradamente la importación de legumbres, hortalizas, frutas y hasta bananos producidos en Guatemala.

Roger Munguía, un sampedrano que ayer hizo compras en un supermercado, observa que “cada vez hay más verduras traídas de Guatemala, como el apio, tomates y hasta bananos que dicen: Producto de Guatemala”.

Según cifras oficiales del Banco de Guatemala, en 2017, Honduras le compró al país vecino más de $3.5 millones en legumbres y hortalizas; el año anterior importó cerca de $5 millones. En este período, las compras aumentaron más de $1 millón.

Datos

$967 millones exportaciones de todos los productos (además de los agrícolas) realizadas por Guatemala a Honduras en 2017. Honduras le vendió ese año $383.9 millones.

$1,399 millones exportaciones de todos los productos (aparte de los agrícolas) hechas por Guatemala a Honduras en 2021. Honduras le vendió ese año $736.5 millones.

Honduras, históricamente conocido como un país bananero en el ámbito internacional, pasó de importar de Guatemala $1.1 millones (2017) a $3.1 millones (2021). En sentido inverso, las exportaciones a ese país cayeron de $664,000 (2017) a $194,000.

“Parece que nos estamos acostumbrando a comprar más productos de Guatemala. Uno de consumidor no le da importancia porque lo que uno quiere es encontrar en el supermercado el producto que busca a un precio que pueda pagar. Creo que sí es un problema porque esto demuestra que el país no está produciendo lo que los hondureños necesitamos”, dijo Munguía.

El aumento de las importaciones obedece, en parte, a la destrucción de zonas agrícolas en el norte del país por las tormentas Eta y Iota en 2020. Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indica que esos fenómenos causaron daños por L1,752 millones, pérdidas por L5,060 millones y costos adicionales por L313 millones.

Medardo Galindo, gerente de la Federación de Agroexportadores (FPX), le dijo a Diario LA PRENSA que Honduras “aún no se recupera de los daños causados por Eta y Iota”.

En el caso del banano “no alcanzamos aún los niveles de producción de 2020. Guatemala en cambio ha crecido mucho en producción para la exportación, para el mercado local y regional”, manifestó.

Óscar López, productor independiente de banano de Higuerito, piensa que los hondureños “por varios años más seguirán comiendo bananos de Guatemala y hasta de Nicaragua porque las fincas afectadas por Eta y Iota no están produciendo por falta de recursos económicos”.

Experto

Edna Santos, presidenta de APO:

“El nuevo gobierno debe apoyar la agricultura para bajar importaciones”.

Sube la importación de hortalizas y hasta de bananos de Guatemala

“Mas de 260 hectáreas propiedad de bananeros independientes dejaron de producir porque, a pesar de la destrucción que nos dejaron los huracanes, no recibimos apoyo del Gobierno que salió. Hoy tenemos las esperanzas de que el nuevo Gobierno nos apoye. Para los bancos, nosotros estamos en la categoría 5, no nos pueden prestar dinero. Tenemos que estar en la categoría 1 para ser objeto de crédito, pero esto es difícil porque no tenemos flujo de caja por no producir”, dijo López.

López y otros productores independientes, que deben pagar mensualmente cuotas de los financiamientos que recibieron en el pasado, después de esos dos huracanes se vieron en la obligación de alquilar las tierras a empresas productoras de caña de azúcar.

Otros bananeros tienen las tierras incultas y han seguido registrando pérdidas por robos de transformadores de energía y el sistema de cables que tenían instalado para transportar las frutas.

Edna Santos Molina, productora de chile jalapeño de Teupasenti, El Paraíso, cree que Honduras “está perdiendo capacidad productiva en la agricultura por los altos costos de producción y los bajos precios que pagan”.

“Yo tengo 16 hectáreas cultivadas con chile jalapeño. Ahorita estoy preocupada porque antes pagaba por un fertilizante L600 y ahora pago L1,800. Las empresas que me compran me están pagando el mismo precio de hace 10 años. Creo que si la situación no mejora, si esas empresas no nos pagan mejores precios, dejaré de producir chile”, dijo Molina, presidenta de la Asociación de Productores de Oriente (APO).

En la misma situación de Molina se hallan más de 40 productores de chile jalapeño que, además de ser proveedores de empresas exportadoras, abastecen el mercado nacional cuando Guatemala no envía.

“Nosotros tenemos tierra y tenemos agua y no es necesario que el país importe si estuviéramos produciendo lo suficiente. El nuevo Gobierno debe apoyar más a los agricultores para que las divisas no se vayan de país”, manifestó.

Sube la importación de hortalizas y hasta de bananos de Guatemala