20/06/2024
04:29 AM

'Soy víctima de una campaña de intimidación del Gobierno”

  • 06 mayo 2013 /

Javier Elías Chahín, presidente de la Asociación de Radiodifusores Independientes de Honduras, fue víctima de un atentado.

El presidente de la Asociación de Radiodifusores Independientes de Honduras, Javier Elías Chahín, denunció ayer que al atentado que sufrió el sábado se suman otras acciones intimidatorias por rechazar las “leyes mordaza” y defender el derecho del pueblo a la libertad de expresión, emisión del pensamiento y de prensa.

La promotora de la “ley mordaza” es la organización C-Libre, que dio el borrador de proyecto original al presidente Porfirio Lobo.

En ese proyecto, catalogado de inconstitucional por diversos sectores de la sociedad, Lobo ha sido acompañado por la ministra de Derechos Humanos, Ana Pineda, y el director del INA, César Ham.

El pasado sábado a eso de las 4:30 pm, el presidente de la asociación que representa a 318 medios de radiodifusión independiente fue objeto de una planificada agresión por tres individuos jóvenes cuando se dirigía de la radio de su propiedad a comprar un refresco en una pulpería.

En el trayecto, a unos seis metros de la radio, se encontró de frente con tres hombres aún no identificados que de manera cobarde lo atacaron por la espalda propinándole un golpe cerca de la nuca. Luego lo tomaron del hombro derecho, le dieron vuelta, golpeándole la boca y la rodilla izquierda, por lo que cayó al suelo, donde lo siguieron golpeando.

Ante tal intimidación y mientras estaba en el suelo, Chahín decidió colocarse en posición fetal para proteger su vida.

“Uno de ellos se me acercó al oído y me dijo: ‘esto es para que te calles, hijo de la gran p..., la próxima vez te vamos a quebrar’”, relató. Enseguida se fueron sin llevarse ninguna de sus pertenencias.

Interpone denuncia

Chahín denunció ayer el atentado ante el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), donde ofreció una rueda de prensa junto a Ramón Custodio. El Gobierno y el Congreso Nacional (CN) le ofrecieron seguridad privada, que rechazó.

“Confío más en Dios, en nuestro Señor Jesucristo que cualquier persona que esté a la par mía”, dijo.

Chahín agregó que viene siendo objeto de una intimidación sistemática por parte del Gobierno por defender la libertad de expresión.

Sin embargo recalcó que seguirá participando en las mesas de socialización de las “leyes mordaza” en el CN.

“No claudicaré en mi lucha en defensa de la libertad de expresión en nuestro país, sin embargo, no puedo negociar cuando tengo atrás un puñal que me amenaza, cuando soy objeto de agresiones, cuando soy objeto de amenazas en forma telefónica, cuando estoy siendo coaccionado por medios indirectos para silenciar lo que yo defiendo”, contestó.

En los últimos días, la DEI llegó a revisar las cuentas de sus radios, la Secretaría de Trabajo mandó personal para constatar el pago de salarios a empleados y Salud envió una delegación para revisar el estado en que se encuentra el personal que labora en las radios de su propiedad. “Es increíble”, dijo.

Aunque estas instituciones pueden hacerlo, resulta curioso que ese acoso gubernamental se da desde que él comenzó la cruzada contra las violaciones a la libertad de expresión.

Además recordó: “En el tercer día de socialización en Casa Presidencial, estando de pie, se me acercó el señor Longino Becerra de C-Libre y con el dedo índice me señaló en mi pecho, me empujó y me dijo así: ‘Señor Chahín, es bueno que cambie su discurso porque puede ser perjudicial para usted’”.

Indicó que en su momento no le dio la importancia del caso, “pero después de lo que ha ocurrido tomo la gravedad y la seriedad de las palabras que fueron proferidas contra mí”.

“He sido amenazado constantemente por teléfono, me insultan”, lamentó.

Incluso dijo que en dos ocasiones llegaron individuos a bordo de un vehículo para rociar su casa de gasolina y prenderle fuego, pero no pasó a más gracias a la oportuna intervención de sus vecinos. “Eso es coartar la libertad de expresión, amenazar a las personas que estamos defendiendo este derecho. Señores, eso no es posible, no puede ser”.

Además dijo que el Gobierno lo amonestó en dos ocasiones por no enlazar sus radioemisoras a cadenas nacionales. Aclaró que sí las transmitieron, que para prevenir las grabó y tiene cuatro testigos, por lo que presentará los descargos ante Conatel.

A esto se suman múltiples ofertas de soborno que le han hecho, las cuales ha rechazado.

Liga la intimidación con su papel de defender la libertad de expresión.

“Tal vez querrán que yo cambie el discurso, pero no lo van a lograr, no lo voy a permitir. En ningún momento voy a silenciarme. Nací como comunicador y voy a morir como comunicador, defendiendo la libertad de expresión”.

Su propósito es que el pueblo hondureño pueda expresar su descontento con las autoridades, seguir denunciando y pedir seguridad. Por tanto afirmó que estará en cualquier trinchera defendiendo este derecho.