Tegucigalpa, Honduras

Dar marcha atrás a la reestructuración de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica pidió este martes el sindicato de la estatal al Gobierno.

“En este momento hay departamentos que operan con el mínimo número de empleados”, aseguró el presidente del Stenee, Miguel Aguilar, debido al proceso de suspensiones y cancelaciones masivas de personal.

Destacó que también se ha dado un trato inadecuado al personal durante el proceso de despidos, que ha llevado incluso a la presentación de recursos ante el Poder Judicial, lo que 'deja en claro que la reestructuración no se ha realizado en la forma adecuada'.

Según Aguilar más de 200 empleados, en su mayoría técnicos de alta calificación, están listos para su retiro voluntario, mientras que unos 800 a 900 trabajadores pasarían a formar parte del nuevo operador de distribución.

Según el dirigente sindical, la estatal eléctrica opera en un 70 por ciento pese a que las mismas autoridades han reconocido la necesidad de operadores en subestaciones, transmisión, distribución y las térmicas.

El viceministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Jesús Mejía, reiteró que la separación de empleados de la ENEE está justificada por la imposibilidad de la empresa de generar el mínimo de utilidades y reiteró que el proceso de reingeniería en la ENEE continuará.