Tegucigalpa, Honduras.

La audiencia contra Juan Antonio (Tony) Hernández Alvarado se realizó este viernes en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, adonde el hondureño es acusado de cargos vinculados con el narcotráfico.

En la audiencia, presidida por el juez Kevin Castel, estuvieron el acusado, su defensor Omar Malone y la Fiscalía.

El juez programó la fecha de inicio del juicio para el lunes 30 de septiembre a las 10:00 am.

Lea: Fiscalía pide de 40 años a cadena perpetua contra Tony Hernández

El juez Castel también comunicó al abogado defensor que se denegaba la solicitud que había interpuesto para conocer la información que fue encontrada en los teléfonos de Hernández, mismos que fueron decomisados al momento de su captura el 26 de noviembre de 2018.

Esta situación era considerada por Malone como una violación a sus derechos, en vista que los vaciados telefónicos se hicieron sin conocimiento de la defensa; pero con la decisión del juez, la información encontrada no queda excluida y será admitida en el juicio contra el exdiputado.

Durante la audiencia se mencionó que la Fiscalía tiene reunida un terabyte de información que incluye videos, fotos, mensajes de texto y audios. Toda esa información se encuentra bajo estricta protección y los fiscales la usarán para tratar de probar la culpabilidad de Hernández.

Además: Tony Hernández continuará preso en una cárcel de Nueva York

La audiencia

Con media hora de retraso de lo programado se inició la audiencia. Tras comunicar que la petición de la defensa fue denegada para conocer la información encontrada en el teléfono, el juez consultó a Omar Malone si tenía alguna moción, y la respuesta que dio fue que la misma la haría después.

En la audiencia de este viernes se determinó también que en junio se celebrará una audiencia en la que la defensa y Fiscalía tendrán una última oportunidad de presentar mociones antes del inicio del juicio.

Luego, el 22 de septiembre habrá una conferencia previa y el lunes 30 de septiembre se iniciará el juicio.

En noviembre del año pasado, Tony Hernández fue capturado en Miami, Florida, por las autoridades estadounidenses que lo vinculan con el narcotráfico. Luego se le trasladó a Nueva York, adonde está recluido.