Tegucigalpa, Honduras.

Desde el 18 de octubre de 2021, cuando fue detenido en San Pedro Sula, Roseevelt Avilez, entonces alcalde de Talanga, ha clamado su liberación por considerar “una injusticia” su arresto y ahora denuncia “una persecución” contra su familia el actuar de autoridades hondureñas.

Avilez, recluido en un batallón militar en Tegucigalpa, es acusado, al igual que su esposa y otros tres familiares, del delito de lavado de activos en perjuicio del Estado. El edil es acusado por no poder justificar L164,474,934.86 millones.

El exjefe edilicio talangueño recibió este martes un permiso especial por parte de autoridades penitenciarias para visitar un médico oftalmólogo. Avilés argumenta “haber perdido la vista”, derivado de problemas de salud relacionados a la diabetes e hipertensión.

ACUSA A JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ

“Teníamos más de 15 días solicitando este permiso. Antes, Juan Orlando Hernández envió más de 100 efectivos militares para que me fueran a sacar y no me pudieron operar”, dijo en torno a una cita que tenía con un médico oftalmólogo.

“Siempre dije que somos inocentes. Mi familia y yo estamos presos por una orden directa de Juan Orlando Hernández. Se han confabulado jueces y fiscales para mantenerme en prisión. Esto no puede seguir pasando en Honduras. Juan Orlando Hernández se fue. Le hago un llamado a jueces y fiscales, que ya no tengan miedo, que Juan Orlando se fue, que le tengan miedo a Dios, amplió el exedil nacionalista.

PRESUNTOS VÍNCULOS CON EL TRÁFICO DE DROGAS

Cabe mencionar, que el 22 de marzo un Tribunal de Sentencia declaró no ha lugar una solicitud de sobreseimiento para Roosevelt Avilez y tres familiares restantes, identificados como Bella Esperanza Ríos (suegra), César Bladimir Leiva Ríos (cuñado) y Fadde Saroginy Avilés.

JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ

Gobernó Honduras entre 2014 y 2022. Fue extraditado el 21 de abril de 2022 hacia Estados Unidos, acusado por vínculos con el narcotráfico.

La Fiscalía también acusa por lavado de activos a la esposa de Avilez, la señora Nancy Mareyil Santos Ríos, quien tampoco pudo justificar L157,452,974.94 millones. El exalcalde de Talanga y su esposa son acusados de lavado de activos luego de no poder justificar un patrimonio de más de 367 millones de lempiras.

Desde 2013, tras una denuncia, la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) investiga al exalcalde de Talanga, por su supuesta participación en una estructura dedicada al tráfico ilícito de drogas, producto de la cual ha incrementó su patrimonio, y de la cual hacen parte varios miembros de su núcleo familiar.

Finalmente, es preciso resaltar que a los involucrados en este caso se les aseguró 131 bienes inmuebles, 43 vehículos y tres sociedades mercantiles, cuyas acciones fueron ejecutadas en 11 allanamientos de morada y cuatro inspecciones a negocios en las ciudades de Tegucigalpa, Talanga, San Pedro Sula y Puerto Cortés.