21/04/2024
12:01 AM

Destituyen a Ramón Sabillón como ministro de Seguridad

Gustavo Sánchez era el Director General de la Policía Nacional.

Tegucigalpa, Honduras

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, determinó en la noche de este martes nombrar como nuevo ministro de Seguridad a Gustavo Sánchez Velásquez, quien fungía como Director General de la Policía Nacional.

Ramón Sabillón, exministro de Seguridad, pasará a ocupar un cargo en el servicio exterior, informó Casa Presidencial.

La decisión se da horas después del dantesco hecho en la cárcel de mujeres de Támara donde más de 40 mujeres perdieron la vida.

En un comunicado leído por el ministro de Comunicaciones, Ivis Alvarado, se detalló que se ordena “nombrar como nuevo ministro de Seguridad al general Gustavo Sánchez quien fungía como director de la Policía Nacional en lugar de Ramón Sabillón quien pasará el servicio exterior hondureño”.

El gobierno también detalló que este miércoles se anunciarán nuevas medidas en los centros penales del país bajo la intervención ya establecida.

Ramón Sabillón no estuvo ni dos años en el puesto y quedará recodado como el ministro de Seguridad que extraditó al expresidente Juan Orlando Hernández.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, ordenó una “intervención inmediata” en la cárcel tras declarar una emergencia por la riña y aseguró que las autoridades “no vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregularidades”.

Villanueva dijo a periodistas que la reyerta es “producto de las acciones del crimen organizado” en respuesta a la intervención anunciada por las autoridades en las cárceles de Ilama, en Santa Bárbara, en el occidente del país, y de La Ceiba, en el Caribe.

En Cefas se ha “reactivado el vandalismo y mujeres, con armas y pasamontañas, generaron quemas”, pero el fuego ya fue controlado por el Cuerpo de Bomberos de Honduras, señaló Villanueva, que ha sido designada por la presidenta hondureña, Xiomara Castro, para liderar una intervención de las cárceles del país.

Las autoridades hondureñas anunciaron el pasado 18 de abril un conjunto de medidas para poner orden en las cárceles del país que implican el bloqueo de llamadas de celulares, un desarme real de los presos y la clasificación de los reos por peligrosidad.

Desde abril, una decena de tiroteos o enfrentamientos se han registrado en las cárceles de Honduras, donde impera la sobrepoblación y el hacinamiento, la falta de instalaciones físicas adecuadas y seguras para el alojamiento de los reclusos, y las condiciones de higiene y salubridad son deplorables.