San Pedro Sula, Honduras

Durante años en el centro de salud Miguel Paz Barahona han ideado todo tipo de acciones para evitar que la esquina del centro asistencial sea una botadero clandestino.

Los cerros de desechos caseros permanecen ahí hasta por una semana, lo que pone en peligro la salud de los habitantes y de las personas que llegan al centro asistencial.

Juan Ramón Medina, director del centro de salud Miguel Paz Barahona, dijo que tomarán acciones más severas. “Hemos buscado todos los medios necesarios para evitar que esto siga sucediendo, pero las personas no quieren entender, saben que tenemos restricciones y por eso la basura la vienen a botar en las noches o los fines de semana para no ser atrapados”.

Medina añadió que actuarán por la vía legal en contra de quienes han convertido en basurero el recinto de salud.