30/11/2022
12:27 AM

Más noticias

Primeras damas de Honduras priorizan trabajar por la niñez y familia

Las esposas de cinco de los candidatos presidenciables tienen claro el giro que quieren dar al país en los proyectos y programas sociales.

San Pedro Sula, Honduras

Los hondureños este 24 de noviembre no solo elegirán un Presidente y su gabinete de gobierno, sino que con su voto escogen a la mujer que se convertirá durante los próximos cuatro años en la primera dama.

Ver especial multimedia: Elecciones en Honduras 2013

Son ocho aspirantes que buscan conquistar al pueblo hondureño para llegar a la silla presidencial; y mientras ellos con sus propuestas y planes de gobierno captan simpatías, sus esposas buscan ganar el corazón de los hondureños con sus proyectos sociales, ellas se convierten en el rostro humano del futuro Gobierno.

De los ocho, dos candidatos presidenciales: Salvador Nasrralla por el Partido Anticorrupción (PAC) y Jorge Aguilar por el Partido Innovación y Unidad (Pinu), están solteros, pero no descuidan ese lado humano en sus propuestas.

Pero la figura de la mujer surge por segunda vez en la arena política en el país para la candidatura presidencial: Xiomara Castro está en la contienda representando al recién creado partido Libertad y Refundación (Libre).

Pero cinco de los candidatos presidenciales están casados e integran en sus planes y proyectos a sus esposas, ellas han seguido paso a paso cada momento de la campaña electoral. Conocen a fondo la problemática social del país y tienen propuestas, alternativas de solución, cada una tiene una visión distinta para trabajar por Honduras. En un diálogo con LA PRENSA expusieron los programas que prentenden impulsar en el caso que sus esposos lleguen a la Presidencia.

Quiénes son ellas

Gracia Zúñiga de Villeda es la esposa del presidenciable liberal Mauricio Villeda, una mujer que tiene claro el camino para apoyar a su esposo con planes sociales, donde destaca como una de sus prioridades erradicar la drogadicción y el alcoholismo en los jóvenes.

“En el país tenemos el Instituto Hondureño de Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa), una institución que trabaja con las uñas, no tiene apoyo, ni un presupuesto decente. Si Mauricio Villeda llega a la Presidencia donará en su totalidad todos los impuestos que ingresen por venta de alcohol y cigarrillos, para implementar programas de rehabilitación”, dijo Zuñiga de Villeda.

Gracia de Villeda tiene un programa radial de consejería matrimonial donde escucha a los padres de familia y atiende la problemática que enfrentan. Su plan es integrar a los medios de comunicación en sus programas para difundir campañas dirigidas a las familias hondureñas.

Su agenda es amplia, su deseo profundo por trabajar por los más necesitados a través del Programa Solidaridad, donde los alumnos participen en asilos y hospitales con actividades recreativas.

Un plan SOS

Lícida Zelaya de Vásquez es la esposa de Romeo Vásquez Velásquez, candidato por el partido Alianza Patriótica. Ella a través del Plan SOS busca rescatar a los jóvenes que delinquen.

“El programa SOS pretende rescatar a toda la juventud que simpatiza con los grupos criminales. Queremos capacitarlos, involucrarlos en las Iglesias y las instituciones del Estado para que podamos levantar a este pueblo”, dijo.

Aldeas autosostenibles figuran en el plan de trabajo de la esposa de Romeo Vásquez, el cual llevará a barrios y colonias.

“Las aldeas autosostenibles se desarrollan en Israel, y lo vamos a implementar en Honduras, para que el bono 10 mil no llegue de manera individual queremos que ese beneficio llegue al núcleo familiar”, indicó.

Zelaya busca resolver la falta de medicamentos en los hospitales y la situación del Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia (Ihnfa) . “Hay que estar en los zapatos de las mujeres que van a los hospitales y no encuentran medicinas para sus hijos, vamos a apoyarlas para mejorar esta situación”, expuso.

Una mujer de acción

Ana García de Hernández es la esposa del presidenciable nacionalista, Juan Orlando Hernández, ella asegura que será una primera dama de acción que trabajará al lado de su esposo, visitando los barrios y colonias en Honduras. Entre sus prioridades están apoyar la niñez, la juventud y las madres jefas de familia. “Tengo una visión muy clara de lo que Juan Orlando quiere y es apoyar a los que menos tienen, trabajar de cerca con la mujer hondureña especialmente con las madres solteras, la niñez y con los pobres”. El programa Vida Mejor es su proyecto insigne que inició desde 2006 en Lempira, adonde se han beneficiado más de 50 mil familias.

Ana García dijo que seguirá impulsando las microempresas para que las madres se agencien de ingresos desde sus hogares, donde se han beneficiado siete mil mujeres con las microempresas de la tortilla y seis mil con la venta de pan. “Todos esos pequeños beneficios junto con el Bono 10 Mil serán entregados al millón de familias más humildes y pobres en todo el país”. Fortalecer la merienda escolar y combatir la extrema pobreza son los pilares del trabajo que desarrollará de llegar a ser presidente Juan Orlando Hernández.

La familia es su objetivo

Carmen Galeas Figueroa de Solís es la esposa del aspirante presidencial por el partido Democracia Cristiana, Orle Solís. Ella quiere integrar en su estrategia a los niños, la mujer, la familia y los adultos mayores.

“Hay que buscar el desarrollo de las familias, mejorar la calidad de vida y dar acceso a todos los beneficios de los programas sociales”, explicó.

Ella promoverá subsidios para las familias para que tengan un mayor apoyo económico para educar y formar a sus hijos.

Sus ejes giran en torno a niñez, juventud y familia. “Si mi esposo gana, en su gobierno se fortalecerá la política en el Servicio Nacional de Protección de la Infancia, con el fin de mejorar y coordinar la institucionalidad que hoy existe en favor de los niños”, dijo.

Madres jefas de familia, su objetivo

Ritzy Almendárez de Pavón es la esposa de Andrés Pavón, presidenciable por la Alianza UD-Faper. Ella plantea su estrategia en cinco ejes fundamentales.

El desarrollo de programas de atención a madres viudas cuyos esposos fallecieron por la violencia que impera en el país.

“Existen 55 mil mujeres viudas a causa de la violencia, vamos a identificarlas y proveerles asistencia en salud y seguridad alimentaria. Les daremos las tarjetas madres por la vida que les facilita la adquisición de servicios de salud, medicamentos y alimentos”, indicó.

Becas para niños huérfanos, escuelas agrícolas vacacionales son parte de los proyectos para mejorar la currícula básica. “La currícula básica actual no cubre o satisface el interés de los estudiantes, por lo que daremos la oportunidad para que los jóvenes exploren nuevos campos y áreas en las que puedan desarrollarse a futuro”, dijo.

También contempla un cronograma de visitas programadas a centros de producción agroindustrial, imprentas, radios, televisoras y otros. Por último, implementará el acompañamiento a los sistemas de atención a la primera infancia, ya que la maternidad infantil será su prioridad.