24/01/2023
01:09 PM

Más noticias

“Mi presentimiento es que mi hijo está vivo”, dice madre de migrante

  • 30 agosto 2022 / 19:48 PM /

Para sacar adelante a su familia, Marco Amador emigró hacia EUA de forma ilegal; pero desapareció en el camino.

Ciudad de Guatemala
Además

Los resultados obtenidos del Programa de Búsqueda de Personas Migrantes Desaparecidas, del Servicio Jesuita a Migrantes México, destaca en su informe que entre los años 2007 y 2021 la organización atendió 1,280 casos de personas desaparecidas.Respecto al perfil de las personas desaparecidas, dicho estudio revela que el 71% son centroamericanos, seguidos de 22% mexicanos y 7% sudamericanos.

El 11 de marzo de 2013 quedó grabado en la mente de doña Mary Elizabeth Martínez Castro. Fue la última vez que escuchó la voz de su hijo Marco, pues jamás volvió a saber de él.

La hondureña de 57 años recuerda como si fuese ayer el día que despidió a su hijo en su casa en la colonia Rafael Leonardo Callejas de Comayagüela.

Su muchacho estaba decidido a buscar el sueño americano.“El 11 de marzo de 2013 a las 3:30 de la tarde fue la última vez que yo hablé con él”, rememora doña Mary Martínez.

El joven Marco Antonio Amador Martínez partió de su patria Honduras un 22 de febrero de 2013 -hace más de nueve años- para tomar la ruta migratoria camino hacia Estados Unidos.

“Él llegó el 1 de marzo a Palenque, México. Me hizo la primera llamada desde ahí y me dijo: ‘mamá, la voy a seguir llamando de más adelante porque va pasando el tren y me voy a subir’”, relata la hondureña.

El 2 de marzo, día en que Marco Antonio cumple años (22), volvió a llamar a su madre, todavía seguía a bordo del tren que lo llevaría hasta la frontera sur de Estados Unidos. En ese momento pasaban por San Luis Potosí, México.

“A mí me extrañó la llamada, por el número. ‘Mami’, me dijo, ‘por dónde vas’, le digo, ‘aquí voy, mami, voy con un amigo. Un amigo me regaló una cervecita porque como estoy cumpliendo años’”.

Como cualquier mamá, se puso a orar por su hijo pidiéndole a Dios que fuera con bien y que no le pasara nada malo en el peligroso camino hacia Estados Unidos.

Una tercera comunicación telefónica se dio entre Marco Amador y su progenitora justo el 6 de marzo de 2013. Marco Antonio había llegado a Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, próximo a la frontera estadounidense.

En una semana de viaje, el hondureño estaba en la frontera entre México y Estados Unidos, a solo un paso de cumplir su ansiado sueño americano.

En ese lugar le pedían a Marco Antonio 2,500 dólares para poder pasarlo de México a suelo estadounidense, pero el soñador había salido de Honduras apenas con 1,500 lempiras en su bolsa; no tenía esa suma en dólares.

Mary Elizabeth Martínez Castro busca a su hijo desde hace 9 años.

Llamada a su pariente

Viendo la situación y que su vástago estaba a punto de lograr la meta de cruzar de forma ilegal la frontera, doña Mary se comunicó con un primo, también de nacionalidad hondureña, residente en Atlanta, Georgia, para que este le ayudara con ese dinero; pero este le dijo que no tenía dinero.

En cambio, contactó a una tercera persona en Reynosa, México, quien recogió a Marco en una parroquia de Nuevo Laredo, donde habían pactado para reunirse y salir hacia Estados Unidos ese gris 11 de marzo de 2013.

En el camino, Marco fue bajado del bus en el que iban, presuntamente por miembros de un grupo criminal, noticia de la que el primo se enteró en Atlanta; pero que no supo explicar a Mary sobre qué pasó con el muchacho y cuál era su paradero.

“Mi presentimiento como mamá es que mi hijo está vivo, no estoy preparada para recibir una mala noticia”, expresa entre lágrimas. Hoy, Marco Antonio cumple 9 años, cinco meses y 20 días desaparecido y su madre aún espera su llamada.