09/12/2022
05:40 AM

Más noticias

Policías darán seguridad dentro de buses en el valle de Sula

Autoridades confirmaron que esta semana empezará a funcionar la FNSTU, la entidad prestará seguridad también en paradas de transporte y en terminales.

San Pedro Sula.

La Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU) será la encargada de dar protección en los buses del transporte urbano e interurbano a partir de esta semana en todo el valle de Sula.

La información fue confirmada ayer por el comisionado Héctor Gustavo Sánchez Velásquez, director general de la Policía Nacional, quien anunció que el escuadrón especial tendrá presencia no solo dentro de las unidades, también en las paradas de pasajeros y en las terminales.

“La función primordial será dar seguridad dentro de los buses, ya que ha sido una de las principales exigencias de los transportistas y de los empleados de las empresas”, explicó Sánchez Velásquez a LA PRENSA.

Las autoridades de la Policía se reunieron ayer por la tarde con transportistas de la zona norte para conocer a profundidad las necesidades y problemática a la que se enfrenta el transporte, uno de los más golpeados por la extorsión.

Diario LA PRENSA ha dado cobertura al cisma que acecha al transporte público.

El director de la Policía informó además que existen varias líneas de investigación que servirán para localizar y capturar a las bandas que están detrás de este delito que ha cobrado varias vidas en los últimos días en varios puntos del país.

Agregó que la Fuerza Nacional Antimaras (FNAMP) pasará a ser parte de la Policía, y garantizó que seguirán trabajado de manera articulada con las distintas instituciones de investigación y seguridad que funcionan actualmente.

Antecedentes

Las alarmas de extorsión se encendieron nuevamente hace tres semanas, cuando supuestamente una nueva banda criminal comenzó a amenazar para exigir el “impuesto de guerra” a las empresas Catisa, Trasul y Tupsa, instaladas en la avenida Júnior de San Pedro Sula.

Más de 40 unidades de las compañías dejaron de operar por tres días y medio debido al temor a que se produjera un atentado contra motoristas y ayudantes.

A esta se unieron días después Alejandra Express, Cotasyl y Yoreños, que funcionan en la terminal y las cuales han analizado cerrar operaciones.

El fin de semana se reportó la muerte de un motorista de buses de una empresa de Olancho, y en la Capital Industrial hubo otro ayer por la mañana.

“Ya no aguantamos, se han ensañado con nosotros, quieren vivir a costillas nuestras estos criminales”, dijo un dirigente de taxis colectivos.