Tegucigalpa, Honduras.

Con el fin de reducir los accidentes viales y dar seguridad a la población que se movilizará por los diferentes ejes carreteros, el presidente Juan Orlando Hernández entregó un moderno equipo al escuadrón policial de patrullas de carreteras.

La nueva unidad, una dependencia de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte, está compuesta, en su primera etapa, por 240 elementos policiales que estarán distribuidos en ocho destacamentos a nivel nacional, debidamente entrenados para resguardar a los ciudadanos que transitan por las principales carreteras del país.

El equipo entregado a la Policía de Carreteras consiste en 30 vehículos e igual número de motocicletas, con los cuales inicia operaciones el escuadrón policial.

Las 30 patrullas están equipadas con computadoras conectadas a los sistemas de información policial, radares para el control de velocidad, alcoholímetros y kits de herramientas para auxilio vial.

La inversión ejecutada es de 34,383,000 lempiras provenientes del Consejo Nacional de Seguridad Vial y Secretaría de Seguridad.

Las funciones de los agentes será ejecutar patrullajes preventivos y disuasivos, ser el primer equipo de respuesta en caso de accidente o incidente, aplicar pruebas de alcoholemia y verificar los datos de las unidades y ocupantes de los vehículos.

“Recuerdo que en el pasado a los policías no se les pagaba ni el salario mínimo, ni había combustible ni motos y las patrullas estaban en mal estado, se descuidó tanto a la Policía que llegamos a niveles de inseguridad que ya todos sabemos o conocemos”, dijo el presidente Hernández.

“No hay otro país que haya invertido tanto en su Policía como Honduras. Entonces supimos que había que capacitar a los policías, mejorar los equipos, ofrecerles mejores condiciones de trabajo. Hoy nos ponemos a la altura de los grandes países en materia de seguridad y esto trata de cuidar la vida”, agregó el mandatario.

El director de Vialidad y Transporte, Gerzon Velásquez, manifestó que “este es un ambicioso proyecto en el marco de la estrategia de seguridad ciudadana, y como la seguridad vial es vital ofrecemos ahora un servicio para orientar y proteger a la población las 24 horas del día y los siete días de la semana”.

Velásquez recordó que “las unidades contarán con alcoholímetros para hacer pruebas a los conductores; incluso estos 240 agentes en su primera fase han sido preparados para trabajar en las emergencias”.

En su primera fase, la nueva Policía operará en la carretera CA-5, desde Jícaro Galán hasta Puerto Cortés y en la CA-13, desde La Barca hasta La Ceiba.