TEGUCIGALPA

El presidente de la república, Juan Orlando Hernández, puede terminar estableciendo el nuevo salario mínimo del país ante la falta de acuerdos entre el sector obrero y el privado que en seis meses no han logrado llegar a un consenso para definir en qué porcentaje aumentarán los salarios.

El Presidente expresó que si los obreros y empleadores no se ponen de acuerdo, será él el que tome la decisión con base en el criterio de un grupo de economistas. “Tenemos que apoyar a los trabajadores con un aumento que sea significativo, a nivel del sector público ya tenemos una postura; pero me preocupa que dejen fuera a los trabajadores de la empresa privada”, dijo Hernández. La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social informó que convocarán nuevamente a los dos sectores para negociar el ajuste que tendrá en 2021.

Olvin Villalobos, titular del Trabajo, dijo que de no llegar a un acuerdo en el marco de la ley, será el mandatario hondureño el que defina el incremento.

Villalobos recordó que la ley establece que al no existir acuerdos en función de las conversaciones sobre las mesas, pues le corresponderá al mandatario tomar la decisión del incremento al salario.

El funcionario detalló las propuestas sobre la mesa que han planteado ambos sectores, mismas que en seis meses no han logrado llegar a un acuerdo. Por parte del sector obrero están solicitando que las empresas de uno a 10 trabajadores el incremento sea del 4.01%, para las de 11 a 50 trabajadores el alza sea de 4.5%, de 51 a 150 empleados el aumento sea de 5% y de 150 empleados en adelante sea de un 6% de su salario actual.

Por otro lado, el sector privado planteó en el diálogo que las empresas de 0 a 50 trabajadores no deben tener un incremento salarial, de 51 a 150 colaboradores que sea de 1% y las que tienen de 150 empleados en adelantes el aumento sea de 4.01%.

Reacciones

Daniel Durón, secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), dijo ayer que será difícil que empresarios y trabajadores logren un acuerdo para definir el nuevo ajuste salarial.

Durón recordó que si el Gobierno establece el ajuste, no será algo nuevo, ya que en años anteriores han sido ellos los que han tomado la decisión final del ajuste. “Tenemos una situación provocada por la pandemia. Desde el año pasado se han dado algunas condiciones diferentes en el marco de los proceso de negociación”, explicó el representante del sector obrero. El secretario de la CGT dijo que este año será diferente el acuerdo, a pesar de que en los últimos diez años el sector privado y obrero habían logrado los consensos.

“Hasta el momento, las diferencias entre ambos sectores son de fondo y eso torna muy difícil alcanzar en acuerdo, porque nadie quiere ceder, y en ese sentido el Gobierno debe asumir su responsabilidad”, reiteró Durón.