Tegucigalpa, Honduras.

La coordinadora residente en representación del Sistema de las Naciones Unidas (SNU) en Honduras, Alice Harding Shackelford, sugirió que el respeto y la tolerancia primen en el próximo proceso electoral.

15 candidatos de 14 partidos se encuentran en plena campaña electoral a menos de dos meses de los comicios del 28 de noviembre. La funcionaria comentó que “la parte más importante en este momento es que se respete el calendario electoral y procurar que todo el proceso se lleve a cabo dentro del marco legal vigente”.

“De parte de las Naciones Unidas hemos hecho un llamado desde el inicio de la campaña electoral, el 30 de agosto, para que el proceso se pueda llevar en un ambiente de respeto, tolerancia y en apego al marco legal vigente”, puntualizó.

“Incluso,no debe haber discriminación independientemente de la filiación política y de género. Es importante que el proceso se realice en el respeto de los derechos humanos y sobretodo en el marco de los derechos políticos”, insistió.

“Existe preocupación incluso ante la violencia política contra la candidatas a cargos de elección popular. Quisiéramos que el Congreso Nacional y las municipalidades estén integrados por hombres y mujeres que se respeten mutuamente”, agregó.

“Es lamentable que por ahora estemos mirando un ambiente algo agresivo, por lo que quisiéramos que todo se lleve a cabo en un marco de respeto, insistimos en ello”, remarcó la experta.

Consideró que el hecho que la nueva Ley Electoral se haya aprobado un poco antes de la convocatoria a elecciones, eso impactó directamente en el desarrollo del cronograma electoral. “Estamos conscientes que a partir de entonces se ha planteado una serie de desafíos los cuales hay que atender a muy corto plazo a fin de garantizar la transparencia en el proceso”, finalizó.

El director para Honduras del Instituto Nacional Demócrata (NDI), Alejandro Urizar, dijo que los hondureños deben defender, proteger y vigilar su democracia.

El especialista sugirió que “hay que dejar que los órganos electorales hagan su trabajo, pues lo niveles de injerencia de los partidos ha llegado a límites sin precedentes. Todos sabemos que los miembros de las entidades electorales tienen identificaciones partidarias y eso no es un secreto para nadie”.

“Estamos convencidos que son los hondureños los que deben vigilar, proteger y defender la democracia. Entonces, la contribución que hacemos a la democracia hondureña es apoyar a la sociedad civil para que sean ellas las que pongan los ojos en el proceso electoral”, sostuvo.

“Ellas son las llamadas a cuestionar las cosas que se están haciendo mal y para que recomienden algunos aspectos que se puedan mejorar. El primer elemento que resulta sobre todo esto es la preocupación en el proceso electoral, puesto que hay retrasos en el cumplimiento del cronograma y hubo en la aprobación del marco legal, lo que puede generar algunos problemas más adelante”, concluyó.