Tegucigalpa, Honduras

El pastor Jorge Machado, miembro de la Junta Nominadora que escogerá a los candidatos a magistrados, envió un mensaje reflexivo a los que hace unas semanas aseguraron que oraban a Dios para que los pastores fueran enviados al infierno.

El pasado 28 de agosto, durante el desarrollo de la asamblea de la sociedad civil, representantes de 15 organizaciones miembros de la Coalición contra la Impunidad, abandonaron la sala al denunciar que las iglesias evangélicas estaban dominando el proceso.

En esta asamblea la sociedad civil eligió al pastor Machado, director de la Confraternidad Evangélica, como representante propietario ante la Junta, en el marco de la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia.

LEA: Zafarrancho en elección de delegados para junta nominadora de sociedad civil

Además se eligió al abogado Adolfo Pineda, presidente de la junta directiva de Casa Alianza, como representante suplente.

Durante se desarrollaba este proceso, el grupo de 15 organizaciones, entre ellas la del dirigente de Libre Wilfredo Méndez, coordinador del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh), comenzó a gritar ofensas contra los pastores, a quienes llamaron judas y les lanzaron monedas.

Minutos antes de abandonar el salón, Méndez se enfrentó contra el pastor Gerardo Facussé.

En su acalorado reclamo Méndez dijo a Facussé que “yo espero y le rogaré a Dios porque ustedes vayan al infierno como se lo merecen”.

Hasta ayer el pastor Machado se refirió al tema e indicó que las expresiones le parecen contradictorias.

“Yo en cambio oro para que Dios los bendiga y los guarde con bien”, dijo el pastor. Recomendó a estos ciudadanos mantener una posición positiva ante el proceso.

“A veces es mucho más fácil destruir y criticar, buscar hacer mal, yo invito más bien a que veamos lo contrario, como podemos coadyuvar para hacer las cosas bien, para construir”, reflexionó.

Machado indicó que las iglesias evangélicas tienen el derecho de participar en este proceso, ya que están inscritas ante la Unidad de Registro y Seguimiento de Asociaciones Civiles (URSAC) como organizaciones civiles.

Aclaró que la convocatoria fue abierta y no solo las iglesias participaron, en ese sentido detalló que del total de participantes, solo 33 eran iglesias evangélicas.