Tegucigalpa, Honduras.

El transporte de carga pesada se irá a paro a partir de mañana ante los altos costos que afectan a la rentabilidad de esta actividad.

Así lo anunció ayer el dirigente Carlos Fonseca, quien informó que diez mil transportistas se involucrarían en la acción, que abarca tomas de carreteras.

Expresó que los transportistas de equipo pesado solicitarán la destitución del comisionado del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT), Roberto Zacapa.

A inicios de este mes, representantes de esta institución firmaron un convenio de cooperación con delegados de este sector empresarial para evitar el exceso de carga en sus unidades, que deteriora las carreteras del país.

Durante ese evento se anunció que entre este mes y agosto próximo se instalarán doce básculas móviles con las que se verificará el peso de cada rastra.

Zacapa salió al paso de las declaraciones de Fonseca y aclaró que el IHTT no es responsable de la rentabilidad de las empresas que se dedican al transporte de carga en el país.

Un acuerdo se suscribió con la Cámara del Transporte de Carga de Honduras ( Catracho) para retener a sus afiliados hasta cinco centavos por cada kilómetro recorrido.

Entretanto, con los socios de la Asociación de Transportistas de Petróleo Noroccidental ( Atrapeno) se acordó hasta medio centavo por galón transportado como valor de retención.

Aumento

Los transportistas de los buses amarillos vuelven a la carga solicitando que se les autorice un aumento de cinco lempiras a la tarifa que cobran por servicio.

Por el incumplimiento del bono compensatorio, el sector transporte pidió al IHTT la revisión de tarifas.

“Nosotros estamos manteniendo al pueblo desde hace cinco años y medio con un subsidio que es responsabilidad neta del Gobierno”, cuestionó el empresario del transporte Jorge Lanza.