Tegucigalpa, Honduras.

Honduras se someterá a un nuevo examen periódico universal (EPU) ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el próximo 8 de mayo.

El país acudirá ante el organismo a rendir cuentas sobre el cumplimiento de 129 recomendaciones hechas en 2010 -en el primer EPU- para afianzar el respeto de los derechos humanos en todas sus categorías.

Esta evaluación podría ser el origen de la “embestida” que han iniciado organismos no gubernamentales contra el país y además el trasfondo de las protestas estudiantiles y acusaciones sobre supuestos escuadrones de muerte contra jóvenes y mujeres.

Honduras envió el 30 de enero pasado un informe al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en el cual detalla el nivel del avance de las recomendaciones planteadas en 2010.

En mayo acudirá a sustentar el documento y desvanecer un informe alternativo presentado por unas 50 organizaciones de la sociedad civil.

Intereses

Según el Gobierno, el interés de estos organismos es que el país sea reprobado en derechos humanos para continuar recibiendo recursos del exterior, como en los últimos años.

“Algunos dirigentes de partidos de oposición, en coordinación con algunas ONG afines a ellos, comenzaron a montar una trama perversa y tendenciosa en donde se distorsiona la realidad de la muerte de menores y las condiciones de vida de los privados de libertad en las cárceles nacionales”, denunció el gobierno la semana anterior.

Ayer, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) alertó que puede haber hechos que están siendo utilizados como “banderas” de intereses personales o de grupos.